El nuevo mandatario de El Salvador, Nayib Bukele, comunicó a través de twitter la próxima entrada en vigor de una de las prioridades de su plan de seguridad. Se trata de las 3 estrategias con las que hará frente a las pandillas.

El martes pasado en conferencia de prensa, Bukele anunció las estrategias concretas con las que intentará disminuir la violencia en la región salvadoreña, la cual registra las mayores tasas de homicidios en el mundo (50.3 por cada 100,000 habitantes en 2018).

El presidente de El Salvador anunció el martes en conferencia de prensa estrategias concretas con las que pretende reducir la violencia en el país, que continúa entre los que registran mayores tasas de homicidios en el mundo (50,3 por cada 100.000 residentes en 2018).

Pero, no mencionó acerca de prevención ni políticas de reinserción, sino de arremeter a las pandillas en dos escenarios claves para el gobierno actual: cárceles y los centros de grandes ciudades.

Puedes leer: En Tapachula todo listo para reunión de López Obrador y Bukele

La primera estrategia con la que el mandatario salvadoreño pretende acabar con la actividad delictuosa de las maras es “Atacar las finanzas de las pandillas”; quiere evitar que las pandillas tengan ingresos, comentó que hay videos en donde los mismos partidos políticos ofrecen 10 millones de dólares (mdd). Añadió que mientras no se ataque a los que están arriba financiando todos esos crímenes, no van a poder pararlos.

El objetivo central serán las empresas con las que las pandillas blanquean el dinero, obtenido por extorsiones. Puesto que de acuerdo al mandatario, debido a estas prácticas de extorsiones, los pandilleros financian sus operaciones alrededor de un 80%.

La segunda estrategia, es “Recuperar los centros de grandes ciudades”; su intención es controlar los territorios donde hay más circulación de dinero para las pandillas, que a su parecer son los centros históricos de ciudades grandes.

Bukele aseguró cámaras de seguridad y mayor presencia de las fuerzas, como una medida para el control de los puntos históricos; para lo cual pedirá un refuerzo presupuestario de 15 mdd. Mencionó que sucede que las fuerzas del orden se quedan sin operar por falta de dinero para la gasolina de las patrullas o motocicletas.

La tercera estrategia, es “Cortar la comunicación en las cárceles”; enunció que el 80% de los homicidios y extorsiones provienen por órdenes de las cárceles. Anunció reuniones con las empresas telefónicas para que ayuden al bloqueo de señal en estos sitios.

Además, recalcó que todos los días se viola la desactivación de señal, lo que lleva a que los presos puedan comunicarse con otras pandillas del exterior. Asimismo, comentó sobre la depuración de custodios que trabajan en los centros penales, ya que en algunos casos fueron contaminados por la corrupción.

Los periodistas en la conferencia pasada, preguntaron  al mandatario si va a establecer diálogo con las pandillas, a lo que contestó que no ha recibido ninguna comunicación de la Mara Salvatrucha (MS13) para buscar diálogo, además que tampoco están dispuestos a conversar con grupos criminales.

En una entrevista con la revista salvadoreña Factum, la MS13 comentó que esperaban un cambio en las políticas de seguridad del país y que confiaban en que Bukele pudiera ser el presidente que trate el problema desde la raíz y no con la política absurda de las medidas extraordinarias, grupos de exterminio y más.