A lo largo de la historia de la humanidad siempre existió una pregunta que pareciera no tener respuesta, y que sólo lleva a hacer suposiciones o estimaciones: ¿Qué hubiera pasado si tal o cual decisión o evento del pasado no hubiera sucedido o hubiera ocurrido de otra forma? ¿Cómo sería el mundo, mi vida o mi empresa si hubiera tomado otras decisiones?

Según Albert Einstein, una carta que envió al presidente Roosevelt impulsó el inicio del desarrollo de la bomba atómica, que años más tarde daría fin a la Segunda Guerra Mundial con más de 140,000 muertes en sólo una de las dos detonaciones.

“Si lo hubiese sabido, no hubiera escrito jamás esa carta”, comentó amargamente el creador de la teoría de la Relatividad, luego de la masacre nuclear. “Nunca pensé que una carta podría acarrear resultados tan catastróficos”, escribió.

El científico estadounidense Edward Norton Lorenz, luego de varios años de estudio, se dio cuenta que las alteraciones mínimas en los valores de las variables iniciales resultaban en soluciones ampliamente divergentes, lo que a la postre se conoció como el “Efecto Mariposa”.

En el mundo empresarial, la construcción de escenarios, muy utilizada dentro de los planes de negocios, suele ser una respuesta a cómo tomar decisiones hoy, y analizar el posible impacto y rumbos que podrá tomar cada una, y en esto entran factores como contratar o despedir personal, comprar una máquina o abrir una sucursal.

Este ejercicio consiste básicamente en establecer variables críticas de éxito, así que no hay que pasar por alto este concepto que, por cierto, es crítico para el éxito, pero desgraciadamente no siempre está claro o se subestima.

Entonces hay que tener muy en mente que los grandes negocios se establecen con estructuras centrales y determinantes que aseguran que la organización se enfocará en un objetivo común y claro; una vez determinadas, el juego es ir cambiándolas, siempre con justificaciones, y ver qué sucede después. Obviamente esto es más fácil cuando se hace con números que cuando se trata de decisiones cualitativas.

Sin duda, existen personas que parecieran tener una capacidad diferente y una visión que les permite elaborar decisiones que repercuten de forma exponencial en el resultado de sus negocios, en muchos casos por accidente, y en otros tantos en forma planificada.

Creo que Google es un ejemplo de cómo una pequeña acción termina en un gran éxito. Muchos creen que la popularidad del buscador se debe a cuestiones de marketing, pero la realidad es que la compañía alcanzó la cúspide por su desarrollo tecnológico, pero, sobre todo, por comprender las necesidades de los internautas y buscar una aplicación a una gran idea inicial.

Sus directivos siempre tuvieron muy claro a qué se debe la aceptación de la plataforma y qué es lo que le asegura perdurar a largo plazo. Su secreto, según dicen ellos, se cimienta en el concepto de ‘aprender haciendo’ y de mejorar continuamente. Si el producto sirve la gente lo usa.

Hal Varian, director financiero de Google, afirma que el buscador es superior a sus competidores, no porque tenga más o mejores ingredientes, sino porque cuenta con recetas sobresalientes, las cuales son renovadas por sus empleados constantemente porque saben que la competencia está a tan sólo un clic de distancia.

Definir las variables críticas de éxito es una tarea obligada de cualquier emprendedor. Las mismas podrán cambiar a lo largo del tiempo y también podrían aparecer nuevas. Una vez definidas hay que crear indicadores para tener la capacidad de monitorearlas en todo momento y poseer elementos para ajustarlas.

También es clave acostumbrar a la estructura al cambio permanente y a la reinvención. Esta era en la que vivimos no tolera a los conformistas o reactivos, más bien, promueve a los proactivos que siempre logran estar 100 metros delante de sus competidores.

Como dice un proverbio oriental: “El pasado es historia, el futuro incierto, el hoy es un regalo, por eso se le llama presente”. Así que invierte más tiempo en cuidar tu ahora, crear tus variables críticas y escribir tu futuro.

*Director de Grupo Set y conferencista internacional experto en estrategia.

Contacto:

Página web: jonatanloidi.com.ar

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.