Una investigación realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés), realizó una indagación sobre la constructora brasileña Odebrecht; reveló que fueron pagados secretamente más de 39 millones de dólares (mdd) a asociados con la gigante central termoeléctrica de carbón de Punta Catalina.

Cuando el desenfreno de Odebrecht detonó en toda América Latina, en diciembre de 2016  la empresa aceptó frente a los fiscales que sus pagos ilegales incluían 92 mdd en sobornos en República Dominicana entre el 2001 y 2014; por tanto, el proyecto de Punta Catalina quedó bajo sospecha.

Debido a esto, fue nombrada una comisión para indagar el contrato, presidida por Agripino Núñez Collado, influyente de la Iglesia Dominicana. Pero, la comisión no encontró irregularidades en la licitación o financiamiento de la planta, regalando una importante victoria a Odebrecht.

En junio de 2018, en la presentación de cargos contra siete acusados en el caso Odebrecht, el procurador general de República Dominicana, Jean Alain Rodríguez Sánchez, mencionó haber alcanzador a una conclusión parecida y que su equipo que había investigado a profundidad el casa de Punta Catalina; no había encontrado evidencia alguna de corruptela.

La publicación infiere que los libros contables del Departamento de Operaciones Estructuradas de Odebrecht  exponen decenas de pagos que denotan habérsele escapado a los investigadores, por no tener acceso a los registros ahora adquiridos por el ICIJ.

Una planilla de cálculo que consigna los pagos encubiertos de la oficina entre diciembre de 2013 y diciembre de 2014, revela 62 pagos de casi 39 mdd, relacionados con una “Planta Termo” o “Planta Termoeléctrica”, conforme una publicación por el Consorcio. Además devela que cinco de estos estaban valorados en 3.3 mdd, destinados a las compañía Baker Street Financial Inx, que tenía como director a Andrés Dauhajre.

De acuerdo a la investigación, el 7 de diciembre de 2015, Baker Street Financial pagó más de 2 mdd por un departamento en el piso 12 de un elegante edificio vidriado en el lujoso centro de Manhattan, a la vuelta del célebre restaurante francés “Le Bernardin”.

En la indagación periodística se determinó que los registros de la ciudad neoyorkina sobre la venta del inmueble, incluyen una escritura de propiedad firmada por el único director de Baker Street Financial, Andrés Dauhajre.

Además, aseguraron que al consultar a Dauhajre, respondió que los pagos recibidos por la empresa brasileña fueron por sus servicios de asesoría y por la ayuda para encontrar fuentes de financiamiento alternativas para el proyecto.

La Procuraduría General de la República afirmó en junio de 2017, que los documentos concedidos por las autoridades brasileñas no infieren que hayan sido sobornados para ganar el proceso de aplicación ni para Contrato de EPC (Engineering Procurement and Construction) del proyecto Central Termoeléctrica de Punta Catalina.  Además, dijo que un diputado y un senador habían sido sobornados para la aprobación en el Congreso Nacional.

Los archivos de la investigación contienen más de 13,000 documentos  que Odebrecht juntaba en na plataforma de comunicaciones secretas conocidas como Drousys.

Puedes leer: ‘La odio’, dice Trump sobre foto que revela tragedia por crisis migratoria