Estados Unidos sancionó el pasado viernes 21 de junio a Nicolás Ernesto Maduro Guerra, el hijo del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro; por colaborar con el régimen ilegítimo de su padre y contener a los ciudadanos venezolanos.

El Departamento del Tesoro anunció que desde ahora tendrá congelado cualquier activo que contenga en Estados Unidos y no podrá hacer negocios con personas y empresas norteamericanas.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, mencionó que Maduro confía en su hijo “Nicolasito” y otros cercanos a su régimen autoritario para mantener un dominio absoluto en la economía y reprimir al pueblo de Venezuela.

Debido a esta sanción, el Tesoro recalcó que la Asamblea Nacional Constituyente fue instituida por un proceso antidemocrático inducido por el gobierno de Maduro para subvertir la voluntad del pueblo venezolano.

Nicolás Maduro Guerra, de 29 años, hijo del primer matrimonio del mandatario venezolano, ha tenido diferentes cargos oficiales en la administración de su padre, perteneciente a uno de los más de 500 miembros de la Asamblea Constituyente.

Ha perdurado con un perfil bajo, pero en 2015 cuando la crisis económica comenzaba a incomodar a la población venezolana, fue grabado en la boda de un empresario en el hotel Gran Meliá de Caracas, donde se le veía bailando música árabe bajo dólares.

Mnuchin ha criticado el vivir de “Nicolasito”, dijo que su círculo cercano vive en el lujo gracias a la corrupción  mientras que el pueblo venezolano sufre.

Por su parte, Estados Unidos incita la salida del gobierno de Maduro, a quien denota de dictador y brinda su apoyo al jefe de la Asamblea Nacional (Legislativo), Juan Guaidó; reconocido como presidente interino por varios países.

Puedes leer: BCIE incrementará su capital de 5,000 a 7,000 mdd