Por Oscar González Escárcega*

Parece que la disrupción en cualquier actividad económica, financiera o de negocios tiene que venir acompañada necesariamente de tecnología de punta: Inteligencia Artificial, machine learning o big data; sin embargo, Spira nos demuestra que esto no es tan cierto, al aprovechar estos adelantos, combinados con tecnologías para la capacitación empresarial que parecían haber quedado atrás.

Dedicada a “incrementar el desempeño de las personas”, Spira nació hace más de 18 años de la mano de Juan Carlos Paris, ingeniero industrial por la Universidad de los Andes, Colombia; Paris pensó desde su época de estudiante que había una mejor manera de aprender e impactar en la gente que la experimentada por él mismo en la escuela.

Esta idea se convirtió en la inspiración emprendedora que lo llevó a fundar su empresa, sobre todo al darse cuenta que las compañías seguían el mismo patrón que las universidades: dar mucha información no siempre tan útil.

Juan Carlos comenta a Forbes que Spira genera hábitos productivos en las personas para mejorar los resultados de las organizaciones. Como muchos emprendedores, se fondeó con recursos propios. La empresa la inició con 200 dólares que se invirtieron “casi que solo en tarjetas de presentación, papelería y algo de talento”.

Y añade: “tuvimos crecimientos importantes casi desde el inicio y flujos de caja positivos desde el primer año”. Desde hace tres años la empresa abrió nuevas líneas de negocios y ahora mismo participa en rondas de financiación para nuevos spin offs y está dedicada a atraer venture capitals.

Conocimientos vs desempeño

 “Hemos creado diferentes herramientas tecnológicas que facilitan la implementación y medición efectiva de nuestros programas de formación, desarrollo y contenidos digitales disruptivos de alto impacto; nuestro modelo es muy claro: conocimientos contra desempeño”, señala Juan Carlos.

El fundador de Spira explica que, anteriormente, alguien que sabía muchas cosas era muy valioso, pero “hoy vemos que lo importante es que las personas hagan tareas específicas. Nuestro modelo parte de la base de lo pueden hacer; acciones que lleven a resultados, que saben y que pueden hacer bien, en beneficio de la empresa”.

Lo que enseña el modelo Spira es que las personas aprendan a hacer algo, y que no necesariamente se llenen de información. “Hemos logrado que una persona mejore sus resultados hasta en 20% concentrándonos en comportamientos específicos, reduciendo errores fatales y aprendiendo a hacer cosas puntuales, sin tanto información memorizada”.

Un ejemplo de ello, menciona Juan Carlos, se dio con uno de sus principales clientes, una empresa de telecomunicaciones. “A su personal de Servicio al Cliente les enseñaban políticas, procedimientos y productos para que se los aprendieran de memoria, nosotros vimos que lo más efectivo no era saber de memoria todo eso, sino que supieran navegar muy bien en sus propias aplicaciones y manejar los programas de administración de clientes (CRM, por sus siglas en inglés), con ello, buscaban y encontraban más rápido la información que necesitaban y no requerían saberla de memoria”.

El modelo de capacitación

A decir de Juan Carlos, las empresas le piden para formación del personal y cuestiones de management en general más tecnología off line que on line.

El emprendedor asegura que esto implica regresar a contenidos planos que no requieren de smart phones avanzados ni conectados a redes 4G. “Desarrollamos un producto para poder formar sin importar fronteras y que no depende de internet, pueden tener solo un televisor inclusive de modelo antiguo, en donde se pueden usar diferentes formatos como video, contenidos virtuales, encuestas, formularios, etc.”.

Se dice convencido que “esta tecnología no se le hubiera ocurrido a un emprendedor del primer mundo porque no concibe que la gente no tenga internet o dispositivos inteligentes, pero cuando volteas a ver nuestro entorno, te das cuenta que casi 50% de las personas no tiene buen internet o el 80% de las personas no tiene un buen dispositivo apropiado para aprender; adicionalmente hay todavía muchos analfabetas digitales, entonces es una tecnología totalmente disruptiva que está muy enfocada para la mayoría  de la población de nuestra región”.

Pone como ejemplo a Coca Cola: “hemos entrenado a 20,000 tenderos de Latinoamérica sobre cómo mejorar su negocio, su tienda, sus ingresos, etc., con una solución off line. Mientras que mucha de nuestra competencia está pensando en lo último o lo más avanzado, nosotros buscamos tecnología para formar mucho más cercana a la realidad de una población que sigue existiendo, que es relevante y que nadie ve en nuestra región”.

Lecciones para emprendedores

“Yo les diría a quienes quieran emprender busquen realmente un problema a solucionar, de personas reales, de nuestra región, no como una idea vaga o una teoría, que busquen oportunidades reales, no pretendan crear el próximo Amazon”, comenta Juan Carlos.

Spira tiene cuatro unidades de negocio (Consultoría Estratégica de Desempeño, Entrenamiento y Desarrollo, Tecnología Virtual para el Desempeño y Soluciones de Educación). Tiene presencia en 5 países de Latinoamérica (Colombia, México, Perú, Panamá y Guatemala, España), y algunos de sus clientes son Femsa, Heineken y Nissan.

*El autor es periodista de negocios