Costa Rica obtuvo un préstamo de 350 millones de dólares por parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), esto con el objetivo de fortalecer su sostenibilidad fiscal, por medio del control del gasto y la modernización de su sistema tributario.

En un comunicado, el organismo sostuvo que el proyecto es aprobar instrumentos legales de política y gestión fiscal que refuercen la sostenibilidad y la eficiencia, tanto por el lado del gasto como por el lado de los ingresos.

Además, esto incluirá la aprobación de una regla fiscal (Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas) para el control del gasto y una propuesta de diseño de un Consejo Fiscal Independiente.

Los recursos serán utilizados para apoyar al país en la implementación de su programa de reformas fiscales, encaminado a mejorar la eficiencia en la gestión del gasto público (empleo y reforma administrativa), la efectividad del marco institucional macrofiscal y la gestión del sistema tributario del país.

Puedes leer: Parejas podrían cubrir gastos por igual en el hogar por nueva ley

En cuanto a la modernización del diseño y gestión del sistema tributario, se relaciona con la aprobación de la reforma tributaria que comprende la creación de un Impuesto al Valor Agregado (IVA) que incluye servicios y mayor progresividad en el impuesto sobre la renta y la puesta en marcha de la factura electrónica para los grandes contribuyentes.

En el área de la gestión del gasto público se presentará a la Asamblea Legislativa un proyecto de Ley de Empleo Público, medidas de control del gasto y la designación del Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica como organismo rector y coordinador para la reforma administrativa.

El gobierno de Carlos Alvarado espera que el el proyecto tenga un impacto de rendimiento a mediano plazo estimado en un 3.8% del PIB para el año 2023, integrado por 1.7% por mayores ingresos impositivos, y ahorros por racionalización del gasto corriente de 2.1%.