Por Edwin Pitán

“Después de mucho esfuerzo cerramos el acuerdo para proveer 2 Pampa III a la Fuerza Aérea Guatemalteca”, escribió en redes sociales el director ejecutivo de la estatal Fábrica Argentina de Aviones (Fadea), Fernando Sibilla.

En la publicación de Sibilla colocó una fotografía en la que saluda al presidente Jimmy Morales, la adquisición de las aeronaves se habría fijado en 28 millones de dólares (mdd) -unos Q215.8 millones-.

Morales fue acompañado a la vista en Argentina por el ministro de la Defensa Nacional, Luis Ralda y la canciller Sandra Jovel. La negociación de los aviones se da entre una serie de contradicciones, incluso este miércoles Jafeth Cabrera, presidente en funciones, negó la compra de los aviones horas antes de la confirmación de esa adquisición que hizo el directo ejecutivo de la Fadea.

Antonio Beltramone, presidente de Fadea, expuso: “Esta venta es un hito histórico para nuestro país. Fadea vuelve a ser exportadora de tecnología de altísima complejidad, demostrando la gran capacidad que poseemos los argentinos”.

En un comunicado la Fadea explicó que se firmó el acuerdo de compra y que las aeronaves “serán utilizados en el entrenamiento de pilotos y el control de fronteras” en Guatemala.

El gobierno de Argentina en otro comunicado expuso que “la venta de los dos aviones Pampa III se concretó por un monto total de 28 mdd e incluirá los servicios de entrenamiento de pilotos y mantenimiento”, el acuerdo de compra lo firmaron el ministro Ralda, su homólogo Aguad y el presidente de la Fadea.

La misiva del gobierno argentino relató que luego de la firma del acuerdo de venta “los Jefes de Estado -Macri y Morales- mantuvieron, en la residencia de Olivos, una reunión en la que dialogaron sobre el intercambio comercial entre ambos países, y a continuación el presidente Macri ofreció una comida de agasajo al presidente Morales”.

El presidente Jimmy Morales ofreció unas declaraciones sobre el acuerdo de compra de los dos aviones, las cuales publicó el Ministerio de Defensa de Argentina.

El mandatario afirmó “Estamos muy emocionados por este proyecto. No solo es hablar de llevar dos aviones al país, sino que es llevar todo un sistema en donde tenemos la asistencia en cuanto a toda la capacitación que se va a necesitar para los pilotos, todo un concepto de intercepciones aéreas en la lucha contra el narcotráfico”.

Según Ralda la compra de los aviones está “basado en un convenio que existe desde 1981 con la República de Argentina en cuanto a cooperación bilateral” y argumentó que los sistemas adquiridos “van a permitir a Guatemala poder proteger su espacio aéreo, poder velar por la soberanía y poder hacer frente al narcotráfico” debido a que no se tiene capacidad aérea para poder afrontar el ingreso de aeronaves no autorizadas.

El ministro de la Defensa justificó la compra debido a que hay deficiencias para que “un helicóptero persiga a un jet” , los aviones adquiridos podrán “perseguir aeronaves, obligarla a que aterrice, hacer capturas y poder decomisar las drogas”.

Niegan compra

Cabrera y el Ministerio de la Defensa Nacional negaron la compra de los aviones, incluso minutos antes que la Fadea hiciera pública la adquisición de las aeronaves Pampa III.

El vocero del Ejército, coronel Óscar Pérez, argumentó que no se han comprado los aviones porque “apenas se están dando los primeros pasos para recuperar capacidades aéreas” y cuando Ralda regrese de Argentina expondrá información técnica y legal que será sometida a análisis de la comisión técnica del presupuesto, Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia y las comisiones de Defensa y Finanzas del Congreso de la República “para ver si evalúan, si lo van a dar o no -el dinero-“.

En el presupuesto del Ministerio de la Defensa Nacional para este año no tiene previsto la compra de aviones y Pérez aclaró que “para este año no está contemplado -la compra de aviones- toda vez que el presupuesto fiscal sea sincronizado con asignaciones coherente con el aprobado en el presupuesto”.

* En alianza con Prensa Libre de Guatemala