El Gobierno costarricense propuso diez mesas de diálogo para atender los reclamos de los diferentes grupos protestantes, que en los últimos días protagonizaron manifestaciones.

La atención de los reclamos es hacia los grupos sindicales, sociales y estudiantiles.  Los tópicos de las mesas serán: transporte, sector agrícola, pesquero, mercado eléctrico, libertades sindicales y sociales; problemáticas de la provincia de Limón (Caribe), educación, cuerpos policiales, reactivación económica y temas del Consejo Nacional de Producción.

Carlos Alvarado, Presidente de Costa Rica, se reunió con el arzobispo de San José, José Rafael Quirós para entregarle una carta de respuesta a una esquela de 18 demandas que le habían enviado los manifestantes a través de la Iglesia Católica.

Al respecto, Alvarado publicó en twitter “Llegamos a un acuerdo: los bloqueos en las distintas partes del país se levantan y se instaurará una mesa de diálogo para tratar temas exclusivos del sector transportista. Somos un país de paz donde el diálogo siempre ha sido y es la manera en que resolvemos los problemas”.

Los transportistas acordaron el martes pasado con el gobierno establecer una mesa de diálogo para evitar los bloqueos en carreteras que se han ocasionado desde el fin de semana, cuando la protesta escaló bloqueos de carreteras en Limón, Pérez Zeledón (sur) y San Carlos (norte). Todo por el Impuesto al Valor Agregado (IVA)  del 13% que comenzó a regir el lunes, además de otros tópicos.

A estas exigencias se sumaron sectores sindicales, sociales y estudiantes de secundaria; que además de la implementación del IVA, se centralizan en la defensa de los valores cristianos como parte esencial de la identidad de la sociedad y la familia. Así como la solicitud a los problemas de transportistas, pescadores, agricultores, zonas rurales, fortalecimiento de instituciones públicas y el retiro de proyectos que perjudican a los sindicatos que lleva el Congreso.

Puedes leer: Gobierno logra acuerdo con grupos de transportistas