A dos años de distancia de que se detuvo la operación de la mina El Escobal, de Minera San Rafael, ésta se encuentra en la indefinición ante la falta de realización de consultas de parte del gobierno de Guatemala.

Las maniobras de la mina El Escobal se detuvieron desde el 5 de julio de 2017, en primera instancia por determinación de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y, después, por una suspensión por la Corte de Constitucionalidad (CC).

La CC en septiembre del año pasado instauró que podría empezar a operar siempre y cuando se cumpliera con efectuar una consulta comunitaria a la población indígena del área de predominio. A cargo de este procedimiento está el Estado de Guatemala, a través del Ministerio de Energía y Minas (MEM).

Dos meses después de instaurar la operación, el MEM informó que había iniciado el proceso para realizar las consultas, con una fase de información y una convocatoria. Pero, hasta el día de hoy no se ha logrado cumplir con la preconsulta,  de acuerdo con el vocero de Gremial de Industrias Extractivas, Alfredo Gálvez.

Mencionó que están preocupados por el hecho de la suspensión por parte de la Corte a un derecho minero que fue otorgado en ley y que quien incumplió fue el Estado. Añadió que la falta de consulta es un error del Estado.

Al respecto, el gerente de Comunicaciones Corporativas de Pan American Silver en Guatemala, Andrés Dávila, dijo que el mandato de la Corte fue claro en que el gobierno de Guatemala debe completar la consulta a comunidades indígenas según el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Sobre el futuro del sector minero guatemalteco, Gálvez indicó que el sector está en franca contracción, la única empresa que está operando en minerales metálicos es la Compañía Guatemalteca de Níquel.

Además, resaltó que bajo las condiciones actuales el sector no tiene futuro en el país, puesto que ya no se permite al MEM otorgar licencias de explotación. Según la CC, no solo las licencias de explotación necesitan una consulta a las comunidades indígenas del área, sino también las licencias de exploración.

Puedes leer: Café, el detonador de la migración centroamericana