Por Stephanie González Rubio

En los países de América Latina y el Caribe existe una baja participación de las mujeres en el mercado del trabajo. En el caso de Chile, solo el 48,9% de las mujeres trabaja (frente al 71,6% de los hombres), y una de las principales razones por las que no tienen un empleo es no tener con quién dejar a los niños. Para hacer frente a esta barrera, el país austral está discutiendo un proyecto de ley que busca ampliar el beneficio de sala cuna a todas las madres trabajadoras. ¿Cómo podría ayudar la tecnología blockchain para apalancar esta reforma?

¿Qué son las salas cuna?

En el año 2009, Chile aprobó una ley que establece que las empresas con más de 19 mujeres contratadas deben disponer de salas cuna. En estos espacios, las madres pueden alimentar a sus hijos menores de dos años y dejarlos bajo cuidado mientras están trabajando. Sin embargo, solo el 11,7% de las empresas chilenas emplean a 20 o más mujeres, por lo que solo unas 260.000 mujeres se beneficiarían de esta política. Actualmente, el congreso está desarrollando un nuevo proyecto de ley para ampliar el beneficio de sala cuna a todas las trabajadoras, ya sean dependientes o independientes.

Bajo la nueva política, tanto los empleadores como el gobierno financiarían el beneficio de sala cuna a través de un fondo administrado por una sociedad externa, quién sería la encargada de recaudar y administrar los aportes y pagar el beneficio a las trabajadoras. Ahora bien, el desafío que surge con este tipo de entidades es encontrar la manera más eficiente de tener registro de los datos y su uso, ya que usualmente el proceso suele implicar la verificación de requisitos que provienen de distintas fuentes de información.

¿Puede el blockchain ayudar?

Como hemos dicho anteriormente en Factor Trabajo, la tecnología blockchain se trata de una base de datos conformada por cadenas de bloques enlazadas. El mayor potencial del blockchain radica en dar a los individuos el control de sus propios datos, permitiéndoles utilizarlos en distintas instancias de manera automática. Un ejemplo de esta tecnología son los blockcerts, que constituyen un estándar abierto y global para crear, emitir, ver y verificar cualquier tipo de credencial, usando el blockchain como un ancla segura de confianza. Estos registros digitales están enmarcados en un blockchain y están firmados criptográficamente, lo que los convierte en un recurso a prueba de manipulaciones.

En el caso del beneficio de sala cuna, blockchain podría facilitar su implementación. En una primera etapa, los distintos actores involucrados podrían emitir un certificado que compruebe que la trabajadora, a quien podemos llamar Claudia, cumple con los requisitos (por ejemplo, el empleador puede emitir un certificado de trabajo y el registro civil un certificado de nacimiento del menor). El uso de blockcerts, en este caso, permitiría que Claudia sea dueña de estos certificados y pueda usarlos en las distintas instancias que lo requieran. La siguiente etapa sería la verificación de los certificados, en donde, usando su teléfono, Claudia podría compartir los certificados con la administradora para poder acceder al beneficio (la administradora, por su parte, podría verificar la autenticidad de los registros de forma instantánea y gratuita usando un teléfono o una página de internet). Finalmente, luego de verificar la autenticidad de los certificados, la administradora emitiría un nuevo certificado indicando que Claudia puede en efecto hacer uso del beneficio de sala cuna (que posteriormente ella presentaría en la sala cuna).

La promesa del blockchain

El uso de blockchain para impulsar el beneficio de sala cuna traería beneficios para todas las partes involucradas. En el caso de las trabajadoras, permitiría que tengan control de sus propios datos y puedan compartir sus certificados en cualquier momento y en cualquier lugar. Las administradoras y las salas cuna, por su parte, podrían verificar estas credenciales de forma gratuita y al instante, por lo que no sería necesaria la comunicación entre las diferentes bases de datos. Por último, las empresas podrían reducir sus costos de administración (al no tener que verificar e imprimir estos certificados) y los certificados fraudulentos disminuirían o desaparecerían.

Más allá del beneficio de sala cuna, blockchain tiene el potencial de alterar de manera positiva el funcionamiento del mercado laboral en América Latina y el Caribe (de hecho, ya Bahamas está utilizando blockcerts en sus programas de aprendices). El éxito de esta y otras innovaciones que caracterizan a la cuarta revolución industrial dependerá de la disposición que tengan las instituciones y las personas para adoptar nuevas tecnologías. Para esto, es clave diseñar las aplicaciones pensando en quiénes serán sus usuarios finales (lo que se conoce como experiencia de usuario). Igualmente, es necesario crear regulaciones orientadas a promover la innovación tecnológica y el intercambio de información.

*En alianza con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)