El Banco Central de Costa Rica señaló en un informe que durante los primeros meses de 2019 la economía costarricense sigue enfrentando condiciones difíciles.

Entre los factores que desfavorecen el desarrollo económico están la baja confianza tanto de consumidores como de empresarios, las cuales son coherentes con la continua desaceleración de la actividad económica, que inició en septiembre de 2015, y con el alto nivel de desempleo, que lleva una década de rondar el 10% y que ha aumentado recientemente.

La economía tiene un crecimiento no mayor al 2% mensual..

Por otro lado, el Banco Central destacó que en este semestre con la aprobación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, se ha reducido la incertidumbre en el futuro de la economía y los consumidores dejaron de endeudarse tanto en dólares, por lo que el tipo de cambio ha mostrado estabilidad.

Puedes leer: Presidente de Costa Rica firma ley de moratoria a las sanciones por IVA

El presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero explicó que “luego de la difícil situación que experimentó la economía costarricense en el segundo semestre de 2018, en lo transcurrido de 2019 ha habido indicios de mejora en la confianza de los agentes económicos en los mercados financieros, situación que se asocia con la aprobación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas en diciembre pasado; sin embargo, la producción continuó desacelerándose en esta primera mitad del presente año, según lo demuestra el Índice Mensual de Actividad Económica. En forma congruente con ese resultado, el desempleo y el empleo informal aumentaron”.

De acuerdo con el Banco Central, la inflación cuenta con más riesgos a la baja que a la alza y es probable que las tasas de interés en el mercado financiero bajen.

Ámbito Internacional

En el panorama internacional destacan las condiciones de crecimiento moderado en la mayoría de las economías grandes, además del enfrentamiento comercial entre Estados Unidos y China, la crisis en Nicaragua y la caída en los precios internacionales de algunos productos de exportación, los cuales repercuten negativamente en el crecimiento de Costa Rica, detalló el Banco Central.