Las empresas y las personas se parecen en que ambas se fijan muchos objetivos todos los años, pero les cuesta cumplirlos. Para que esto no ocurra, es vital que toda la organización conozca con claridad las metas, de modo que pueda pensar estratégicamente, pues sin esta claridad el negocio no tendrá rumbo claro.

Cuando alguien se fija un propósito es porque tiene algo mal o quiere modificar una situación determinada para mejorar o lograr algo diferente. Al hacer esto, hay que tener cuidado de no caer en la trampa de definir acciones para calmar ansiedades, pero que no estén bien planifica-das del todo y, por ende, su probabilidad de fracaso aumenta.

Por otro lado, pocas cosas dentro de la gestión de una organización generarán tanto liderazgo en el equipo como ser bueno para cumplir objetivos y ayudar a que los demás también cumplan los suyos.

Establecer metas y no concretarlas produce frustración, y cuando a una empresa o a una persona les ocurre esto, lo más probable es que dejen de visualizar los horizontes a los que quieren llegar, ya que prefieren convivir con el problema que sufrir la desilusión del fracaso. Y precisamente esto es lo peor que les puede suceder.

Por esto, la base para poder pensar estratégicamente es que toda la organización conozca con claridad los objetivos, debido a que son una de las pocas cosas comunes a todas las áreas de las empresas. Sin ellos, ¿por dónde empiezo? Con ellos, es más fácil alinear a un equipo, definir roles y, sobre todo, saber si vale la pena tanto esfuerzo.

A continuación, presento tres claves para establecer las metas de manera más eficiente:

A) En la fijación de objetivos, muchas veces, menos es más. Es preferible tener pocos, pero bien claros, a una gran cantidad, pero mal definidos.

B) Hay que diferenciar la visión, los objetivos macro y los subobjetivos.

La visión es la base de la organización; es lo que define a dónde queremos llegar, qué queremos ser, cómo nos vemos en una visión de largo plazo. A diferencia de los objetivos, no tiene límites claros, es más bien difusa y puede ser utópica en el momento que se plantea, pero es clave para marcar el norte. Así que debe ser motivadora y alinear a las personas detrás de ella. Si no es clara, las metas tampoco lo serán. El empresario debe, antes que nada, lograr que sea compartida y entendida por todos los integrantes.

Los objetivos macro son los grandes objetivos de la organización y, por su tamaño, suelen impactar en varias áreas y requieren de un esfuerzo conjunto.

Como el proyecto es grande, debe subdividirlos en subobjetivos que permitan tener más claridad del paso a paso y dividirlos entre distintos actores en la organización. Es importante tener en cuenta que son pocas las veces en que el cumplimiento o no de uno de ellos sólo afecta a un área o una persona; por lo general impactan en otros. Es fundamental establecer una buena comunicación para coordinar el avance de todos los objetivos relacionados. Al fin y al cabo, no alcanza con sólo un buen jugador, todo el equipo tiene que actuar bien si queremos ganar.

C) Todo objetivo se compone de:

  • Tiempo: no existe objetivo sin un plazo para su realización. No te ates a un calendario sin previamente analizarlo a profundidad, todo debe llevar el tiempo que sea necesario para cumplir los alcances.
  • Presupuesto: la mayoría de las metas fracasan por una mala asignación de presupuesto. No sólo nos referimos a dinero, también es tiempo y recursos. Haga presupuestos y evalúe el equipo; si el equipo no es el adecuado o debe sumar nuevos recursos, no comience a trabajar hasta contar con ellos.
  • Límites claros y específicos: haciendo honor a su nombre, los objetivos deben ser objetivos y no subjetivos; requieren ser concretos y claros.
  • Mediciones: todo objetivo debe ser medible. Los mejores son aquellos a los que nos podemos enfrentar en cualquier momento y podemos determinar con exactitud su avance. En este punto recordará que lo que no se puede medir, no se puede gestionar.

Y usted, ¿ya estableció los próximos objetivos de su empresa?

*Director de Grupo Set y conferencista internacional experto en estrategia.

Contacto:

Página web: jonatanloidi.com.ar

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.