Guatemala ostenta el puesto 17 de los 23 países de América Latina que fueron evaluados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su publicación de Producto Interno Bruto (PIB) per cápita por Paridad del Poder Adquisitivo (PPP) en el informe Perspectivas de la Economía Mundial.

Con 28,545 dólares el PIB per cápita de Trinidad y Tobago es el más alto, y con 1,662 dólares, Haití es el último de la lista. Guatemala con 7,606 dólares, aventaja además de Haití y Venezuela, El Salvador, Bolivia, Nicaragua y Honduras. El la medición del PPP se considera el costo de la vida en cada país.

El PIB per cápita de Guatemala es de los más bajos de la región, donde Uruguay muestra un monto de 17,278 dólares, con lo que lidera el listado de 23 países. Haití es, de nuevo el último con un PIB per cápita de 868.3 dólares. Guatemala con 4,549 está incluida en el puesto 18 del ranking elaborado por el diario Infobae con datos del Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El Banco de Guatemala (Banguat) estimó que en 2018 el PIB per cápita creció 1.5%, la tasa más baja desde la crisis financiera internacional de 2009 que dejó una caída de seis por ciento en el PIB por habitante. El dato preliminar para 2018 es un PIB per cápita de 4,534.8, dólares, superando levemente el monto de 2017 de 4,466.4.

De acuerdo con el consultor de la Fundación Economía para el Desarrollo, Maynor Cabrera, la estabilidad en el tipo de cambio que ha tenido el país ha ayudado a Guatemala a mantener el ingreso per cápita a nivel a nivel de los países de renta media baja, y ahora está clasificado como de renta media alta por el BM que estableció un rango de 3,996 a 12,375 dólares, en este nivel donde se encuentran Costa Rica, Cuba, Argentina, México, Perú y Paraguay, entre otros.

Honduras, Nicaragua y El Salvador, están dentro de la clasificación de economías de renta media baja.

Puedes leer: SAT debe recuperar sus capacidades como fiscalizador: FMI

Esther Pérez-Ruiz, jefa de la misión de consulta del Artículo IV del FMI para Guatemala, comentó que el país tiene como desafío lograr un crecimiento económico mayor e inclusivo. El PIB per cápita muestra un retroceso en el periodo de 1960 a 1990, lo que se puede atribuir a la crisis que hubo en Latinoamérica (la década pérdida) y al conflicto armado interno en Guatemala.

Le llevará al país 40 años lograr remontar al nivel que se tenía en 1960, comentó la funcionaria del FMI. añadió que se tienen indicadores de desarrollo que no corresponden con el PIB per cápita que se registra, lo que atribuye a un bajo grado de inclusión que se demuestra en los altos niveles de pobreza y desigualdad.

Los indicadores sociales como el de nutrición nos ubica como un país de renta baja y otros como el de educación corresponde a los países de renta media baja, explicó Cabrera.

El contrato social de Guatemala es poco inclusivo, aseguró Pérez-Ruiz al referirse también a la necesidad de lograr tasas de crecimiento económico sostenidas.

Factores como la estabilidad macroeconómica contribuyen, pero también se necesita aumentar la inversión, mejorar el clima de negocios y la inclusión financiera, explicó.

De acuerdo con cifras oficiales, 12.5% aumentó el PIB per cápita en Gautemala en el 2011.