Por Albaret Geraud 

Los 65,000 pescadores que comparten los 1,770 km del litoral haitiano dependen de equipos rudimentarios y embarcaciones de pesca como canoas y embarcaciones de madera (que representan el 51% y el 37% respectivamente, de las 28,000 embarcaciones de pesca activas del país). Sin embargo, incluso con equipos básicos, las técnicas utilizadas tienen impactos negativos en los recursos marinos y los ecosistemas. De hecho, la evidencia disponible (IRAM, 2007) muestra una reducción de la captura por viaje en las aguas costeras, lo que indica que las poblaciones costeras están totalmente explotadas o reducidas, lo que amenaza la sostenibilidad de los recursos marinos y del sector pesquero. El método de pesca más destructivo es la pesca de cerco en la playa que perturba las actividades de reproducción y con frecuencia conduce a la captura de peces jóvenes.

En este contexto, el Ministerio de Agricultura, a través del financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el gobierno haitiano (16.5 millones de dólares), implementa el Programa de Desarrollo de la Pesca Artesanal (AFDP por sus siglas en inglés) en los departamentos del Sureste, Sur y Grand Anse. La estrategia del AFDP para el desarrollo del sector se basa en tres pilares: (i) el fortalecimiento del marco legal y la gestión institucional del sector pesquero a nivel nacional y local; (ii) mejorar la calidad de las infraestructuras públicas para conectar a los pescadores con los mercados; y (iii) aumentar la productividad de la pesca artesanal y reducir las pérdidas económicas y a la vez proteger los recursos marinos mediante la promoción de técnicas y equipos que reubicarán la pesca de las zonas costeras hacia alta mar.

Después de décadas de donaciones de equipos por parte de ONG’s y programas de desarrollo (motores, barcos, redes, refrigeradores …), el AFDP desarrolló un enfoque innovador nunca antes implementado en el sector pesquero de Haití: la provisión de un mecanismo de cofinanciación para fortalecer las asociaciones de pescadores y comerciantes. De hecho, las lecciones aprendidas del BID y otras operaciones financiadas por donantes observaron resultados positivos de la capacidad de gestión de las asociaciones de pescadores (capacidad organizativa, sostenibilidad financiera y capacidad de mantenimiento), lo que sienta las bases para un cambio de práctica. Por lo tanto, el AFDP optó por proporcionar solo equipo a través de un mecanismo de cofinanciamiento (excepto para la respuesta posterior a desastres naturales). Para beneficiarse de este, las asociaciones deben seguir los siguientes pasos: (i) demostrar su elegibilidad legal y gerencial; (ii) presentar sus necesidades (lista de compras) y plan de gestión al comité de evaluación liderado por el Ministerio; y (iii) pagar la cantidad correspondiente (10 a 30%, según la asociación y el equipo). Para cada paso, los oficiales locales del AFDP brindan asistencia técnica a las asociaciones.

Al principio, para ser honestos, la mayoría de los interesados que se involucraron en el proyecto se mostraron escépticos con respecto al potencial éxito de este mecanismo, que representa un cambio importante en la práctica usual, pasar de la donación completa a la cofinanciación. Después de la primera campaña en 2018-2019, 50 asociaciones completaron los tres pasos y se les ha entregado el equipo o esperan recibirlo próximamente. Ha sido un éxito inesperado y la demanda es mucho mayor de lo planeado. Por lo tanto, ¡una segunda campaña comenzará en el segundo semestre de 2019 y una tercera ya está planeada para 2020!

A pesar de este éxito, el AFDP aún enfrenta los siguientes desafíos: (i) ¿Cómo cambiar el comportamiento de los pescadores para alejarse de las subvenciones completas? Algunas asociaciones de pescadores rechazan el mecanismo porque temen no recibir más donaciones de otros proyectos si comienzan a cofinanciar el equipo con el AFDP. Para hacer frente a esto, los oficiales locales del programa están llevando a cabo campañas de concientización y entablando un diálogo con todas las asociaciones identificadas en los tres departamentos. (ii) ¿Cómo incluir las asociaciones de mujeres pescadoras? A pesar del importante papel que desempeñan las mujeres en la cadena de valor, la primera campaña estuvo dedicada a apoyar el proceso de captura y, por lo tanto, a las asociaciones de hombres. Para ser más inclusivos, la segunda campaña de AFDP tendrá un enfoque específico en las asociaciones de mujeres por sus actividades de procesamiento y comercialización posteriores a la captura (secadores solares de peces, iglúes, equipos de protección …); (iii) ¿Cómo entregar el equipo de manera oportuna? Se han observado algunos retrasos en la entrega de equipos después de que las asociaciones han pagado su parte del cofinanciamiento. Esto no solo genera tensiones, sino que también debilita la confianza en el sistema. El equipo está trabajando con los proveedores para mejorar las demoras desde la firma del contrato hasta la entrega; (iv) ¿Cuáles son los impactos del mecanismo? ¿Cómo llevar a cabo una evaluación de impacto en un contexto donde los datos son inexistentes y con un sector que es completamente informal? El AFDP realizará una evaluación exhaustiva para determinar el impacto de los mecanismos de apoyo de cada proyecto sobre las asociaciones de pescadores y comerciantes, mediante la comparación de los resultados de interés (productividad, ingresos, seguridad alimentaria) entre una muestra representativa de grupos de prueba y control; (v) ¿Cómo garantizar el mantenimiento de los equipos? El AFDP está monitoreando el uso de equipos distribuidos y está desarrollando una estrategia de mantenimiento que incluye asistencia técnica a los beneficiarios.

En general, basado en un enfoque impulsado por la demanda, el AFDP es una oportunidad para probar un mecanismo financiero innovador, para pasar de las subvenciones a la cofinanciación y así mejorar la implicación y el sentido de pertenencia de los beneficiarios.

*En alianza con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).