El sector de franquicias en Costa Rica se ha frenado por el entorno económico que vive el país actualmente. De acuerdo a la directora del Centro Nacional de Franquicia (CENAF), Karol Fallas, apuntó que el crecimiento en mayo de este año fue de 0.6% en comparación con el 2018.

Karol dotó de “conservador” el crecimiento de 2018 y 2019, pretende que crezcan 1% en lo que resta del 2019; ya que hace 10 años dijo que el desarrollo era de 141% “Sabemos que el modelo de franquicias se sigue consolidado, da mucha certeza y motivación para los inversionistas que buscan diversificarse”, manifestó.

Mencionó que unos de los recursos que más ayuda es el perfil del consumidor, ya que acepta de la mejor manera los servicios que provienen de franquicias extranjeras. Los detonantes que orillaron la decisión de los inversionistas para apostar por abrir un negocio franquicia, fue el cambio de gobierno y la huelga nacional.

A pesar de la desaceleración que presentan las franquicias, a la fecha generan 30,469 empleos. En Costa Rica están presentes 361 negocios de esa índole, de los cuales 81 son nacionales y 280 son extranjeras.

Los sectores de alimentos, servicios especializados, retail, educación y moda son los más sustanciales para el modelo de franquicias, ya que sólo el alimenticio concentra el 41% de los negocios.

Las marcas locales han comenzado un proceso para expandirse a otros países, 14 marcas costarricenses llegarán a 12 países como Panamá, Guatemala y Honduras. Julio Castilla, vicepresidente de la Cámara de Comercio, resaltó que las franquicias constituyen una estrategia de reactivación económica y la ilegalidad.

Puedes leer: Esta plataforma impulsará las pymes costarricenses