La historia de la familia Corzo inició en Guatemala con Juan Enrique Corzo, quien después de trabajar en una compañía papelera se aventuró a emprender por su cuenta, y en la década de 1970 fundó Papelera Internacional (Painsa), que llegó a tener 700 empleados.

A los 15 años, su hijo mayor, del mismo nombre, comenzó a trabajar en la empresa familiar, y a los 35 ya manejaba la compañía, por lo que su padre se retiró para fundar CorpoBanco, institución que atrajo mucha atención; sin embargo, en 1996, padre e hijo fueron secuestrados. Después de un mes, la familia recuperó al padre y cinco días después al hijo. Los criminales fueron llevados a corte, pero el abogado familiar les recomendó salir del país por seguridad.

Así, todos dejaron Guatemala y en enero de 1997 se instalaron en Miami, donde Corzo empezó desde cero una nueva empresa papelera, South Florida Tissue Paper, en un edificio pequeño, donde compraban y revendían materiales de papel. Mientras tanto, Corzo viajaba entre Guatemala y Miami para seguir con el proceso en la corte.

En 1999 ya contaban con una línea de producción para fabricar productos de papel de toalla y de baño, y el negocio comenzó a des-pegar. Para el año 2000 se mudaron a un edificio de más de 1,100 m2 e instalaron una segunda máquina de compresión, lo que les permitió tener más espacio para inventario y por ende, más clientes.

Como es tradición familiar, ese año el hijo de Corzo comenzó a trabajar en la compañía. Juan Corzo tercero viajó a Nueva York en 2008 a estudiar Production Management y al regresar en 2013 se involucró de lleno en la compañía.

Este joven cuenta que como migrante su padre enfrentó muchos retos: “Tuvo que conocer una nueva cultura, aprenderse las leyes, la forma de hacer negocios, obtener los permisos, lidiar con las inspecciones y, lo más importante, ganarse la confianza de la gente”.

En 2014 Corzo tercero implementó nuevas estrategias que permitieron alcanzar un crecimiento por arriba de 180%, debido a lo cual se mudaron el siguiente año a un espacio de cerca de 2,900 m2, lo que les permitió atender cuentas multinacionales y, para 2016, ya tenían presencia en todos los estados de la Unión Americana.

El empresario explica que además cambiaron su imagen corporativa y la estrategia de ventas, al subir su mínimo de compra de 300 a 2,000 cajas y cedieron pequeñas cuentas de su cartera a empresas más grandes para cerrar contratos de mayor volumen.

Hoy South Florida Tissue Paper emplea a alrededor de 60 personas, y exporta a Centroamérica y el Caribe. Desde 2016 se encuentra en el listado de las 5,000 compañías privadas con mayor crecimiento en Estados Unidos de la revista Inc. En 2018 ocuparon la posición 4,058; y, de acuerdo con la publicación, en 2017 sus ingresos alcanzaron 13.3 mdd.

En 2018 rentaron dos edificios de poco más de 550 m2 cada uno. Y para este año tienen pensado incorporar dos máquinas para producir nuevos productos y ya planean la adquisición de un nuevo edificio. Además, pretenden expandir operaciones hacia el norte o al oeste del país y montar una operación en otro estado, similar a la que tienen en Florida: “Hemos crecido como compañía y como equipo, somos una familia. Ver a dónde hemos llegado es una gran satisfacción”, explica Corzo.

Puedes leer: El hotel más romántico de México y Centroamérica está en Belice