El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, generó un artículo de opinión en el medio The Washington Post, en donde indicó que su prioridad es la tranquilidad y seguridad de los salvadoreños; así como la creación de condiciones económicas correctas para que los ciudadanos no se vean forzados a emigrar a Estados Unidos.

Bukele señaló que para demostrar su seriedad sobre el combate a la corrupción, como lo había mencionado en su discurso inaugural de toma de protesta, lo primero que realizó fue terminar con el nepotismo y el despilfarro gubernamental, despidiendo a funcionaros bien pagados pero que no estaban calificados.

Fue el mes pasado, cuando el mandatario salvadoreño despidió a 30 familiares del expresidente Salvador Sánchez Cerén y a otros líderes de su partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) a través de twitter. Lo mismo pasó con 400 trabajadores de cinco secretarías que mandó cerrar, ya que las consideraba “fábrica de empleos”.

Asimismo, retomó lo del Plan Control Territorial, al mencionar “Para combatir la inseguridad en nuestras ciudades y pueblos, nuestro Gobierno lanzó un amplio plan para atacar la pandillas criminales conocidas como ‘maras’. Nuestra estrategia incluye identificar las fuentes de financiamiento de los grupos criminales”.

Más adelante indicó que construir un país seguro es el primer paso para acabar con la salida de salvadoreños hacia Norteamérica. El 20 de junio de este año, Rogelio Rivas, Ministro de Justicia y Seguridad, informó sobre la implementación de dicho plan, el cual estuvo focalizado primordialmente en 12 de los 262 municipios de El Salvador.

Los doce municipios escogidos fueron: San Salvador, Mejicanos, Apopa, Soyapango, Ilopango, San Martín, Santa Tecla, Colón, San Marcos, Ciudad Delgado, San Miguel y Santa Ana. El financiamiento para todo el plan es de 575.2 millones de dólares (mdd), del cual, la Fase II tendrá una inversión de 158 mdd.

A la mitad de su artículo, reiteró que su gente no huye de sus casas porque ellos quieren, sino que huyen debido a que sienten que deben hacerlo. Por lo que recalcó en que El Salvador necesita más inversión extranjera directa.

Cabe destacar que Bukele se reunió con el empresario mexicano Carlos Slim en San Salvador, donde firmaron un convenio para el lanzamiento de una plataforma de capacitación.

El empresario Carlos Slim había mencionado que El Salvador es un país “de grandes posibilidades inmediatas”, que solo requiere “un empujoncito”.

Del mismo modo, Bukele mencionó que recientemente anunciaron la construcción de una planta de energía que recibirá más de 350 millones de inversión de la Corporación de Inversiones Privadas en el Extranjero (OPIC, en inglés), fondos del Gobierno de Estados Unidos; y que este generará alrededor de 1,500 empleos.

Para finalizar, agregó que el fin de semana anterior, tuvo la oportunidad de dialogar con el Secretario de Estado, Mike Pompeo, durante su visita a la nación salvadoreña “Fue una gran oportunidad para dejar claro que estamos listos para fortalecer nuestras relaciones bilaterales”, apuntó.

Puedes leer: Hackean cuenta del ministro de Seguridad de El Salvador