Por José Manuel Patzán

Roberto Sagastume, director ejecutivo de la Agencia Nacional de Alianzas Público Privado (Anadie), refirió que, aunque se encuentran en la fase de estudios y consultorías, es un hecho que el proyecto de metroriel avanza y se espera que en el 2021, después de haber agotado todos los procesos de ley y estudios de factibilidad, se comience el trabajo físico para restaurar las antiguas vías del ferrocarril por donde pasará ese sistema de transporte.

“Se inició un proceso para tener del lado del Estado de Guatemala una asesoría y un acompañamiento en un proceso de precalificación y licitación del proyecto”, refirió.

Viviendas

El ejecutivo dijo que se encuentran en la fase de evaluación para encontrar una solución habitacional a las familias que ocupan las vías del antiguo ferrocarril que serán restauradas.

Quienes residen sobre esas vías en el área de la zona 21 han expresado constantemente su preocupación, debido a que no les han concretado una respuesta sobre a dónde serán trasladados.

“Sí, tenemos reuniones con representantes de las empresas que tienen a cargo el proyecto, hasta el momento no se nos ha dicho a dónde nos van a trasladar y el tipo de casa que nos darán, pero esperamos que sea pronto”, comentó una representante de ese sector que ha preferido omitir su nombre.

Acuerdo

Para el lunes 29 de julio se prevé que en la comuna capitalina se firme un acuerdo interinstitucional con delegados de Ferrovías para liberar las vías del tren y permitir que se hagan los trabajos de restauración.

“Se firmará el contrato de acceso a la red ferroviaria y con eso se le da viabilidad jurídica al proyecto”, indicó Sagastume.

A partir de que comience la construcción de la infraestructura del metroriel se espera que los trabajos duren tres años, por lo que este sistema de transporte podría comenzar a funcionar entre 2023 y 2024.

La implementación del metroriel tendrá un costo 770 millones de dólares, unos Q5 mil 390 millones.

Carretera

Una nueva carretera de 27.5 kilómetros también se construirá en el norte de la ciudad. A este proyecto se le denominó Vía Exprés Nororiente, el cual conectará la salida al Atlántico con la ruta a El Salvador con una carretera de peaje. El tramo se comunicará con la segunda fase de la carretera privada Vía de Acceso del Sur (VAS).

El tramo fue diseñado para conducir a una velocidad mínima de 60 kilómetros por hora. Esta vía tendrá 37 estructuras, entre viaductos, puentes y túneles para que se mantenga la velocidad estimada.

Para este segundo proyecto los desarrolladores esperan firmar convenios con las municipalidades de Fraijanes, San José Pinula y la Ciudad de Guatemala, con el propósito de que se coordinen los trabajos y la movilidad de vehículos por vías alternas si es necesario.

El costo de esta obra será de US$180 millones, unos Q1 mil 260 millones.

Aprobación

Para construir la carretera y el metroriel el Congreso deberá aprobar los contratos con las empresas desarrolladoras, debido a que se trata de inversiones publico privadas.

*En alianza con Prensa Libre