Ha salido el estudio BrandZ 2019, una clasificación de las 100 marcas más valiosas del mundo, elaborado por el Grupo Kantar, el segundo grupo más importante en investigación a nivel global, después del Grupo Nielsen. La clasificación arroja importantes hallazgos, cambios y tendencias, entre las que destaco las más importantes.

La tecnología es el nombre del juego. Las ocho primeras marcas están directas, o indirectamente, relacionadas con la tecnología. Así tenemos a las empresas Apple, Google, Microsoft y Facebook, consideradas compañías tecnológicas, pero también están Amazon y Alibaba, que, si bien son clasificadas como marcas de ventas al detalle, son mucho más que eso, gracias a su condición de plataforma de ventas, lo mismo que VISA, que usa la tecnología para constituirse en la favorita como medio de pago.

Y en la tecnología la empresa Amazon ha tomado el liderazgo por primera vez, desbancando al histórico duopolio Apple-Google. Amazon logró un asombroso crecimiento de un 52% en su valor en tan sólo un año, y se ha convertido en la marca más valiosa del mundo.

Amazon también tiene en su haber el idear un nuevo concepto, el ecosistema de marca o brand ecosystem en inglés, al pasar de la venta al por menor y unos pocos servicios en la nube a ser una plataforma que ofrece “prácticamente todo”, desde las tradicionales ventas en línea, hasta productos frescos, medicinas, hardware y software (como Alexa y Kindle), filmes, entre otros, pudiendo además vender de una manera sencilla, barata y rápida a los consumidores.

Otras empresas que han sobresalido como ecosistema de marca han sido Apple, quizás una de las pioneras, a la que se suma Haier, empresa china clasificada como ecosistema del Internet de las cosas, la cual, especializada en electrodomésticos, se ha asociado con empresas de tecnología y servicios en la nube para la manufactura de productos inteligentes. En el caso de esta marca, los especialistas alertan sobre la importancia de asegurar el control de calidad y la identidad de la marca de cara a sus aliados estratégicos. El panorama se ve interesante, no hay duda.

Las marcas estadounidenses siguen reinando al tener 54 en la clasificación y ocupando ocho de los 10 primeros lugares, le sigue China con 15, un rezago importante con respecto a Estados Unidos. Pero, si lo comparamos con la primera medición de 2006, en donde sólo había una marca china, denota una tendencia de crecimiento importante, lo opuesto de Japón, que viene perdiendo presencia al contar este año con tan sólo una marca. En contraste, es triste y doloroso que Latinoamérica no tenga presencia alguna.

Otro dato que destacar es el repunte de firmas de lujo como Louis Vuitton y Chanel, ambas francesas, que han encontrado en el creciente poder adquisitivo asiático, y muy especialmente el de China, una nueva clase de consumidores sedienta por la experiencia de adquirir artículos otrora inaccesibles.

Si el comentado nivel de crecimiento de Amazon resultaba llamativo con su 52%, palidece si lo comparamos con el de Netflix e Instagram, con un crecimiento comparado con el año anterior, de 65% y 95%, respectivamente. Entendemos por qué actores famosos han accedido a participar en producciones de esa productora y la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas finalmente las contempla para sus galardones.

Por otra parte, reconocemos el gran acierto de Facebook de adquirir Instagram y de Google al comprar YouTube, ambas marcas en la lista del top 100, con una tendencia interanual creciente, pues la primera subió 47 casillas en tanto la segunda remontó 12.

Como cierre, quisiera destacar el anuncio del macropatrocinio para todos los Juegos Olímpicos que desde 2021 hasta 2032 será el mayor de la historia de estos eventos, en el cual Coca-Cola, patrocinador desde los inicios del olimpismo moderno, y la empresa de lácteos china Mengniu Dairy, forman una alianza novedosa que el Financial Times reveló asciende a 3,000 millones de dólares, patrón que estoy segura veremos en el futuro con mayor frecuencia.

Contacto:

Twitter: @nuria_marinr

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.