Por Andrea Orozco Y Mariajosé España

En lugar de ofrecer una conferencia de prensa como estaba programado, el Secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kevin McAleenan, emitió un pronunciamiento sobre su visita en Guatemala sobre el acuerdo migratorio firmado por el gobierno de Donald Trump.

“La migración debe ser tratada como una crisis de seguridad y humanitaria, no solo entre Guatemala y Estados Unidos, sino que en toda la región”, dijo McAleenan a los periodistas.

Pese a esta declaración, el gobierno de Estados Unidos ha dirigido la mayoría de sus acciones en fortalecer la seguridad de sus fronteras.

El funcionario estadounidense indicó que son 800,000 migrantes los que ha llegado a la frontera sur con Estados Unidos y 300,000 de ellos son niños.

El 30% de las personas que están detenidas en la frontera son guatemaltecos, el otro 30% son hondureños y el 12% son salvadoreños.

A decir de McAleenan, el objetivo principal es combatir el tráfico de personas y por eso ha firmado varios acuerdos con México, El Salvador y Honduras para erradicar esta práctica.

“Compartimos una crisis y debemos luchar por construir una región segura”, dijo el secretario de Seguridad.

Con esta visita, McAleenan ha viajado a Guatemala en cinco ocasiones y aseguró que contarán con el trabajo de la Organización Internacional para la Migraciones (OIM) y la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para darle la debida atención humanitaria a los migrantes.

“Hay familias que solicitan asilo a Estados Unidos  y si necesitamos protegerlas, hay necesidad que los países mejoren su capacidad de compromiso para abordar a las personas que buscan asilo”, dijo McAleenan.

*En alianza con Prensa Libre