La industria de la caña de azúcar es uno eje fundamental en la industria que sostiene la economía hondureña. Los directivos del sector aseguraron que la caña de azúcar es el máximo generador de empleos entre la población económicamente activa en las áreas de influencia donde operan los ingenios.

De acuerdo con los directivos, la caña aporta más del 40% de la oferta laboral en las regiones rurales.

A pesar del impacto que ha tenido el cambio climático en los cultivos, la cosecha de caña asciende a aproximadamente 80,000 manzanas de tierra, las cuales producen más de 11 millones de quintales de grano dulce al año.

La caña genera empleo para al rededor de 200,000 familias de forma directa e indirecta, de acuerdo con cifras de los directivos.

La diversificación productiva ha aumentado la calidad del producto y marca el inicio de una especialización y calificación de mano de obra.

Puedes leer: Empresarios hondureños buscan simplificar pago de impuestos

El director de la Asociación de productores de Azúcar de Honduras (APAH), Gerardo J. Guillén, aseguró que los trabajos en la agroindustria no sólo consisten en sembrar, cortar y recolectar.

“Este es un rubro más complejo para una óptima producción y con el paso del tiempo se han introducido tecnologías y aportes científicos para que las nuevas generaciones se especialicen y desarrollen su potencial y destrezas en los nuevos puestos laborales bajo normas y estándares mundiales”, comentó.

Decenas de hondureños hoy en día tienen un trabajo digno dentro de una agroindustria, pues el sector de la caña de azúcar no solo beneficia a sus colaboradores, sino también a sus familias, añadió.

“El bienestar de nuestros empleados es de sumo interés para la industria, al tomarlos en cuenta para diferentes proyectos de responsabilidad social empresarial, facilitándoles ayudas a ellos y a sus familiares, al igual que a la población en general de esas áreas y lugares aledaños en materia de educación, salud y cuidado del medio ambiente” concluyó el director.