El presidente salvadoreño Nayib Bukele y el mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador han mantenido cercanía no solo por el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica, sino por algunas semejanzas en las acciones que han realizado antes y durante su actual administración.

A continuación te presentamos algunas similitudes en su carrera política, así como en su forma de administrar.

1) Creación de partidos políticos y victoria electoral

Tanto Bukele como Obrador terminaron un régimen político que gobernó sus países por muchos años y no solo eso, sino que formaron sus propios partidos políticos.

Antes de que Bukele fuera electo presidente de El Salvador, dos partidos llevaban la batuta del país centroamericano: de izquierda el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN)  y de derecha la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

El exalcalde de San Salvador se formó en el FMLN, pero tras inconformismos y críticas lo expulsaron, así creó su propio partido político denominado Nuevas Ideas. Con su llegada a Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) lo situaron en primer lugar de las elecciones con 1,434,856 votos.

López Obrador, quien fue también jefe de Gobierno de la Ciudad de México, fundó el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en 2014, cuando el Instituto Nacional Electoral (INE) emitió la resolución que le otorgó su registro como partido político nacional.

Morena lo llevó a triunfar en las elecciones presidenciales del año pasado con un total entre 53% y 53.8% de los votos.

2) Despidos en los órdenes de gobierno

En las administraciones de ambos gobernantes, el despido de funcionarios ha sido un sello dentro de sus administraciones.

El pasado 4 de junio Bukele anunció mediante su cuenta de Twitter el despido de treinta familiares del expresidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén y a distintos líderes de su expartido FMLN. Asimismo, el mandatario ordenó el cese de 400 trabajadores de cinco secretarías.

Por su el presidente mexicano anunció el 4 de enero del presente año un plan de austeridad, por lo que se presentaron recortes en las diversas dependencias. “Todo el ajuste administrativo tiene que ver con el personal de confianza de los altos niveles de burocracia, los trabajadores de base, sindicalizados, no deben ser removidos”, explicó López Obrador.

Para ese entonces, 365 trabajadores que contaban con ese tipo de contrato habían sido dados de baja. En los primeros seis meses de su gobierno las renuncias fueron de 21,727 en 263 dependencias. De las cuales, el 20% provenían del Servicio de Administración Tributaria (SAT), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE); la Secretaría de Gobernación (Segob); la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP); y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

3) Popularidad ante la ciudadanía

En cuanto a su popularidad, es claro que las redes sociales han sido su mayor aliado, primero hay que resaltar que la Consulta Mitofsky posicionó a los dos mandatarios dentro de los primeros cinco lugares como los presidentes mejor evaluados del mundo. Bukele se ubicó en primer lugar con 71% de aprobación, mientras que Andrés Manuel se situó en el cuarto lugar  del ranking mundial, pero en el segundo de América con 64%.

Los dos dirigentes cuentan con muchos seguidores en sus redes sociales, Nayib tiene 1,014,199 seguidores y AMLO cuenta con 5,807,999. El mandatario “millenial” se ha nombrado como “el presidente más cool del mundo”.

4) Políticas económicas

Andrés Manuel López Obrador

Había anunciado que a partir del 1 de enero de 2019 se fijaría el salario mínimo en 102.68 pesos y 176.72 pesos en la zona libre de la frontera norte, un aumento del 16.21% a nivel nacional, mientras que en los municipios de la zona fronteriza se duplicarían.

También dentro de sus promesas económicas dijo que no aumentarían los impuestos, el Impuesto sobre la Renta (ISR) se mantendría en 35% y el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en 16%; igualmente manifestó que habría competencia en el sector financiero y empleo para jóvenes mediante el programa “Jóvenes construyendo el futuro”.

Así como inversión en la energía eléctrica para modernizarlas; el precio estable en las gasolinas, gas, diésel y energía eléctrica; y el apoyo en las infraestructuras como el Tren Maya.

El primero de mayo su gobierno entregó al Congreso el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 en el que pretendió como fin principal el crecimiento de la economía a un 4%.

Dicho plan, planteó impulsar una reingeniería del gasto público para destinar los recursos hacia programas integrales que generaran bienestar dirigidos a los ciudadanos en situación precaria.

Nayib Bukele

Desde su comienzo como mandatario ha tenido que garantizar la recuperación de la tranquilidad de los ciudadanos salvadoreños, enfrentar la corrupción (como AMLO, que había indicado que el plan de austeridad y el combate a la corrupción darían mucho dinero para el desarrollo del país).

Sobre las propuestas económicas que había manifestado, dijo que no apoyaría la aplicación del modelo neoliberal, ya que utilizaría el modelo de economía social del mercado. Para esto, cabe señalar que López Obrador el 1 de diciembre del 2018 anunció la muerte del modelo económico neoliberal.

Por otra parte, Bukele también pretendía reducir algunos impuestos “innecesarios” como el de la telefonía, había propuesto una reforma fiscal integral en la que el rico pagara más y el pobre menos.

Una vez una relación con el mandatario mexicano fue cuando presentó los avances de los programas de apoyo al campo, donde destacó “el apoyo se daba arriba, no se tomaba en cuenta a los más pobres, a indígenas, a campesinos y los grandes recibían más apoyo”.

Otra de sus promesas de Bukele, fue generar empleos en las áreas de infraestructura, tecnología, vivienda, deporte y docencia; como el proyecto “Mi escuela”.  Además, un tren y aeropuerto del Pacífico fueron los grandes proyectos que Bukele presentó dentro de su plan de Gobierno denominado “Plan Cuscatlán”.

Había señalado que el desarrollo de la costa pacífica era uno de los proyectos más fuertes al reactivar la zona, como la creación de un aeropuerto en San Miguel.

Explicó que el tren instalado en la franja pacífica uniría al puerto de Cutuco, en La Unión, con el de Acajutla, en Sonsonate; el cual permitiría la movilidad tanto de personas como de mercadería en menor tiempo.

¿Otro tren como proyecto de infraestructura? Justamente, López Obrador había anunciado en sus promesas la construcción de un tren que viajara de Cancún a Palenque. A lo que el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, José Manuel López, señaló que además de ser de pasajeros, el tren se prendía utilizar para el traslado de mercancías.

Puedes leer: Trump prefiere ayudar a Guaidó que a Centroamérica