Las relaciones diplomáticas entre Panamá y China se han debilitado durante los primeros 37 días de la actual administración del presidente panameño Laurentino Cortizo.

El pasado viernes el embajador de China, Wei Qiang, sostuvo una reunión con el canciller Alejandro Ferrer, sin embargo, las relaciones entre ambos países no marchan de la mejor manera.

En la cancillería se ha mencionado que el distanciamiento entre ambas naciones se debe a una estrategia que implica fortalecer las relaciones diplomáticas y económicas con Estados Unidos; “La idea es lograr que Estados Unidos ayude a Panamá a salir de las listas negras”, señalaron fuentes de la cancillería, de acuerdo con el diario La Estrella de Panamá.

Esto ya se había intentado durante la administración anterior, sin embargo, no había sido posible por la estrecha relación con el país asiático, comentó otra fuente. El freno de las relaciones entre ambas naciones se da en medio de las tensiones económicas entre Estados Unidos y China.

La administración del presidente estadounidense, Donald Trump, hizó advertencias sobre esas nuevas relaciones que iniciaron en junio de 2017.

En septiembre de 2018, Panamá y China habían firmado 25 acuerdos, 11 eran relativos a aspectos económicos y comercio, dos a temas turísticos, uno a marina mercante, cuatro a infraestructura y otros cuatro a cooperación y desarrollo , y los últimos tres eran con respecto a las relaciones diplomáticas.

Por otra parte, las negociaciones entre ambos países para un Tratado de Libre Comercio se han quedado hasta la quinta ronda.

La administración de Cortizo deberá continuar con las negociaciones de los temas como el acceso al mercado, reglas de origen, inversiones comercio de servicios y servicios financieros.

Puedes leer: El desarrollo de la agroindustria en Panamá atrae más inversiones

El Ministerio de Comercio e Industrias, Ramón Martínez, no ha establecido fechas para retomar las negociaciones, sin embargo, expresó que los avances son positivos pero que en la actual administración “continuaremos revisando y avanzaremos con cautela y sin apuro”.

De acuerdo con fuentes consultadas por el diario local, Estados Unidos ha presionado para mantener esas relaciones “congeladas”.

Por su parte, el presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, ha reiterado que las relaciones entre Panamá y China deben estar basadas en el respeto.

En un comunicado de la cancillería correspondiente a la reunión entre el canciller Ferrer y el embajador Wei, se indicó que “durante una reunión de trabajo el pasado viernes, el ministro Ferrer y el embajador Wei Qiang coincidieron en la importancia de mantener y reforzar la relación entre ambos países, con la finalidad de definir la agenda de trabajo y cooperación bilateral”.

En la reunión entre ambos mandatarios se tocaron temas de interés común como turismo, agricultura, tecnología, educación, cooperación multilateral y otros asociados al intercambio comercial, informó el comunicado.

Panamá no ha designado su embajador ante China, ni tampoco ante los Estados Unidos.

Para el exvicecanciller, Luis Miguel Hincapié, es muy pronto para hablar de “congelamiento” de las relaciones diplomáticas de ambos países porque apenas tiene un mes de gestión. Para él, es importante saber a quién designará el gobierno de Cortizo como embajador para tener luces sobre la importancia que le dará a China.

“Lo que sí recomiendo al gobierno es que le dé importancia a China porque es un jugador importante en el comercio mundial” subrayó.