La empresa Check Point Research notificó a la aplicación de mensajería instantánea que existían tres fallas en su programación que permitían a hackers modificar el envío de los mensajes; hasta el momento la app sólo ha corregido un fallo.

Los hackers podrían literalmente “poner palabras en la boca de alguien”, advirtió la firma israelí Check Point en un comunicado de prensa, en el que agregaba que les daba el poder de “crear y difundir información errónea (fake news) de lo que parecen ser fuentes confiables”.

Whatsapp, empresa perteneciente a Facebook, cuenta con más de 1,500 millones de usuarios en diferentes partes del mundo, por lo que estos ataques significan una gran ‘amenaza’, pues son capaces de obtener información importante de los clientes.

La aplicación ha logrado solucionar uno de los fallos que identificó, la capacidad de un hacker de enviar un mensaje privado a otro participante del grupo que se disfraza como un mensaje público, Check Point dijo que otros dos siguen sin resolverse.

Lee también: Samsung y Microsoft se juntan contra Apple, hasta que la muerte los separe

Uno usa la función de “presupuesto” en una conversación grupal para cambiar la identidad del remitente del mensaje. El segundo permite que un mal actor manipule el texto de la respuesta de otra persona.

La empresa fue notificada desde finales del 2018, pero solo ha podido resolver uno de estos problemas, debido al cifrado extremo con el que cuenta la aplicación de mensajería instantánea.

La noticia llega poco después de que WhatsApp confirmara que había sido hackeada en mayo, se instaló software espía en muchos smartphones de las personas, dándoles acceso a su información, como datos de ubicación o mensajes privados.

Con información de Business Insider.