El dengue grave o hemorrágico ha llevado recientemente a 20 hondureños a la muerte, por lo que la cifra se sitúa en 82 víctimas en lo que va de este año. Roberto Cosenza, viceministro de Salud, comentó a un grupo de periodistas que las pruebas más recientes de laboratorio afirman una veintena de fallecimientos por esa enfermedad.

En lo que va del 2019, las autoridades sanitarias han registrado 42,346 casos de dengue, de los que 32,553 no son mortales y 9,793 son del tipo hemorrágico. Los departamentos de Cortés, Yoro, Atlántida y Santa Bárbara, en el norte y occidente de Honduras; centralizan el 80% de las muertes y el mayor número de infectados por la enfermedad.

Al respecto, el Gobierno hondureño mantiene en persistencia la alerta nacional, declarada el pasado 2 de julio. Además ha impulsado más las campañas de control y prevención.

Cosenza indicó que la ciudadanía debe tomar conciencia de la situación sanitaria que vive el país centroamericano por el brote de dengue; sumó el llamado a la ciudadanía para erradicar los criaderos del mosquito “Aedes aegypti”.

Roberto Herrera, Comisionado de los Derechos Humanos en Honduras, solicitó a las autoridades sanitarias de Centroamérica instaurar mecanismos de prevención y control del mosquito que ha provocado decenas de muertos en la región.

Conforme la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el dengue en una infección vírica transmitida por la picadura de las hembras infectadas de mosquitos del género Aedes. Existen cuatro serotipos de virus del dengue (DEN 1, DEN 2, DEN 3 y DEN 4). Los síntomas suelen aparecer en promedio de 4 a 7 días después de la picadura infectiva.

Puedes leer: Denuncias de narcotráfico pondrían fin a ayuda de EU al presidente de Honduras