El día de ayer Costa Rica obtuvo el aval en materia ambiental en su desarrollo de ingreso a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), de la que se admitió 14 aprobaciones de un total de 22.

 Después de una ardua evaluación del marco institucional y normativo ambiental, así como las políticas acompañante, el Comité de Política Ambiental de la OCDE puntualizó que la nación costarricense está en la misma línea con los modelos de la organización en la cuestión ambiental.

Carlos Manuel Rodríguez, ministro de Ambiente y Energía, comentó que esto es el resultado de un esfuerzo del país, focalizado a mejorar las políticas ambientales y a continuar trabajando por un sector ambiental que asiste con el desarrollo del país, conforme los estándares y recomendaciones marcadas por la OCDE.

Lo que examinaron los expertos de la OCDE fueron las políticas y regulaciones relacionadas con el principio “quien contamina paga”, prevención y control de la contaminación; la diligencia de recurso hídrico y de residuos; el sistema de evaluación de impacto ambiental y la elaboración de información estadísticas ambientales de alta calidad.

Al respecto, el Ministro de Salud, Daniel Salas, indicó que en Costa Rica era importante fortalecer la normativa existente en materia de gestión integral de residuos y que los avances efectuados les permiten adoptar a la fecha, las mejores prácticas internacionales en la materia; sumó que los acerca más a la integración de la OCDE.

Actualmente, el país centroamericano ha recibido la aprobación de 14 de los 22 comités para su ingreso a la OCDE: Ciencia y Tecnología, Comercio, Salud, Agricultura, Educación, Trabajo y Asuntos Sociales, Política Regulatoria, Políticas al Consumidor, Políticas para la Economía Digital, Seguros y Pensiones Privadas, Asuntos Fiscales, Químico, Gobernanza Pública y Política Ambiental.

Fue el pasado mayo de 2012 cuando Costa Rica presentó formalmente su inclinación de sumarse a la OCDE, en abril de hace cuatros años, la organización estableció invitarlo a iniciar el proceso formal, para lo que se diseñó y adoptó la hoja de ruta en julio de 2015.

En ese entonces, el expresidente costarricense Luis Guillermo Solís, había dicho que el ingreso de Costa Rica a la OCDE no era solo para que el país aprendiera o se beneficiara de las mejores prácticas, sino para que contribuyera y presentara sus experiencias en medio ambiente, estado derecho y democracia; los cuales fueron reconocidos como fuentes en las que podían aportar.

Puedes leer: Hay 296,000 costarricenses sin empleo, revela estudio