El proyecto ambientalista de la diputada costarricense Paola Vega del Partido Acción Ciudadana (PAC), que consiste en combatir la contaminación por plásticos con alternativas sostenibles tuvo un avance notorio en la Comisión Ambiente.

El documento tuvo unos cuantos cambios, el cual será llevado a consulta para encontrar más valoraciones por organizaciones ambientalistas. La propuesta de la diputada crea un impuesto al plástico focalizado conforme el nivel contaminante de cada producto.

Lo que provocaría generar alrededor de 25 millones de dólares, dinero que se ocuparía para financiar tareas de recolección, recuperación y transformación de plástico que emitan las comunidades.

Casi el 90% se las 600 millones de botellas de plástico desechables en Costa Rica no son recolectadas y terminan en costas y ambientes marinos. El país no solo está llevando esa iniciativa, sino que mantienen una postura firme de proteger al medio ambiente.

Su visión para el 2021, es prohibir todos los plásticos de un solo uso como las tapas de plástico, agitadores de café y cubiertos desechables. Su objetivo es ser una nación neutra en carbono.

 De acuerdo a National Geographic en Español, el país centroamericano produce 4,000 toneladas de residuos sólidos al año y el 20% nunca llega a un centro de reciclaje.

Para poder cumplir con su objetivo, el gobierno está armando una estrategia que implica al sector público y privado.

Puedes leer: Costarricense Andrea Vargas gana medalla de oro en 100 metros vallas