El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, condenó el ataque perpetrado al autobús del equipo de futbol hondureño Motagua el pasado sábado.

En el incidente fallecieron cuatro personas, y varias resultaron heridas, entre ellas tres jugadores del Motagua.

En un comunicado, el presidente señaló que este hecho “no va a quedar impune”.

“Capturar a los actores de estas muertes y agresiones que han llenado de dolor y luto a toda la nación y al mundo deportivo”, indicó.

Hernández expresó que estos “actos reprochables no tienen espacio en la convivencia ciudadana, menos en eventos deportivos. Todos debemos hacer nuestra parte. Honduras debe sacar a terroristas del fútbol”, subrayó.

El autobús de Motagua fue atacado el sábado supuestamente por hinchas de Olimpia antes del clásico capitalino entre los dos equipos, lo que dio paso a una batalla campal fuera del Estadio Nacional de Tegucigalpa.

Los jugadores Roberto Moreira, Jonathan Rougier y Emilio Izaguirre, todos del Motagua, resultaron heridos en el ataque, y cuatro personas murieron tras el enfrentamiento entre hinchas.


Puedes leer: Presidente de Honduras destaca importancia de programa Sembrando Vida