Miguel Ángel Simán, presidente de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), dijo que el nuevo gobierno, liderado por el presidente Nayib Bukele, debe abrir espacios de diálogo entre la actual Administración y los distintos sectores de la sociedad.

El funcionario aseguró que el nuevo gobierno tiene la oportunidad de rectificar el rumbo del país, velando porque se respete el Estado de derecho y se facilite la modernización y fortalecimiento de las instituciones.

Simán expuso su discurso durante el acto en el que FUSADES nombró miembro honoraria de la entidad a la ex canciller de la república, María Eugenia Brizuela de Ávila. El empresario dijo que es necesario hablar de los grandes retos que enfrenta el país en el inicio de un nuevo quinquenio, especialmente después de una década en la que hubo “más aciertos que desaciertos”.

“No hay que ir muy lejos para darse cuenta de los desaciertos. Solo hay que leer los titulares de los principales periódicos y medir los retrocesos del país en los diferentes indicadores internacionales”, señaló.

Además, el mandatario enumeró los niveles de violencia, de pobreza, el crecimiento del desempleo y de la informalidad, la falta de inversión, la migración y la situación fiscal.

Puedes leer: PDC propone creación de CICIES que no investigue casos de empresas privadas

Reconoció la voluntad y actitud positiva entre muchos de los altos funcionarios del nuevo Gobierno, interesados en “reducir la burocracia y la carga ideológica que heredaron”, para desentrampar la inversión, así como el interés por reducir el rezago en la parte tecnológica, y el énfasis en la educación.

“Pero seguimos atentos por conocer las propuestas que el Gobierno ha hecho públicas, de las cuales aún se desconoce su contenido, particularmente en planes de seguridad y combate a la corrupción”, dijo.

El Plan Control Territorial, actualmente en implementación, no ha sido divulgado por el Gobierno, que aduce que es secreto por razones de seguridad.

En materia interncional, Simán aseguró que valoran la distancia que la nueva administración ha tomado con regímenes autoritarios, en alusión a Venezuela y Cuba, principalmente, pero acotó que “no es sostenible pretender buenas relaciones con otros países, cuando no se cultivan las buenas relaciones entre los sectores a nivel nacional”.

A su vez, hizo una invitación a los países amigos y organismos internacionales, a ayudarles a facilitar el diálogo y fortalecer el tejido social.

“Menciono esto pues todavía no encontramos espacios de diálogo entre el Gobierno y los diferentes actores de la sociedad salvadoreña, para cultivas relaciones que permitan unir esfuerzos y enfrentar los grandes retos”, agregó.

“Lo planteo con el único interés de evitar los mismos errores del pasado. Los países que progresan son los que logran articular acuerdos”, sostuvo.