El papel que desempeñó la primera actriz indígena nominada al Óscar, Yalitza Aparicio, en la película ‘Roma’ del director Alfonso Cuarón, influyó en transformar la vida de 2.4 millones de empleadas domésticas en México para que contaran con beneficios sociales como cobertura sanitaria y oportunidad de jubilación.

Para Yalitza, el actuar en esa película la volvió más ambiciosa al no conformarse ya con lo que está a su alrededor, de acuerdo a lo que comentó en el Foro Forbes Mujeres Poderosas Centroamérica 2019. Ante los elementos que se conjugaron para que brillara en Hollywood,  mencionó el arriesgarse y atreverse a hacer más cosas.

Antes de su gran estrellato en la pantalla grande, era maestra de preescolar en Tlaxiaco, Oaxaca de donde es originaria, “opté por educar a niños de tres a seis años”, comenta. Sin embargó, al protagonizar a Cleo en la cita de Cuarón, dijo que ya no solo inspira a ese pequeño grupo sino a personas de diferentes edades.

Respecto al estatus de las empleadoras domésticas, señaló que Marcelina Bautista, fundadora del Centro de Apoyo y Capacitación para las Empleadas del Hogar (CACEH) y el Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (SINACTRAHO), le comentó en una ocasión que ya habían luchado hasta el cansancio  porque se les dieran (beneficios sociales), pero que tal fue el impacto de la película que el Gobierno mexicano volteó a ver este sector y las apoyaron.

“No solo quedó en palabras, sino que ya se llevaron en acciones, es algo increíble que se pueda ayudar de esta forma. Soy nueva en el cine, pero es importante que una película pueda transmitir esos mensajes, que puedan ayudar, que no solo se quede en el entretenimiento, sino en el apoyo”, agregó.

Asimismo, ante el planteamiento de su visión de la mujer actual, expuso que las mujeres de todas las épocas han sido fuertes, “me enseñó Marina de Tavira que es bueno caminar del lado de tu compañera, crecemos juntas”, dijo.

Por último, resaltó que tiene el sueño de seguir en el cine, aprender el proceso más allá de solo recibir el libreto en la mano.

Puedes leer: “Haciendo es como hablan las mujeres”: Yolanda Fernández