El Informe Mundial GEM 2017 (Global Entrepreneurship Monitor) expuso que las economías con mayor desarrollo reportan niveles más altos de iniciativa emprendedora impulsada por oportunidades, mayor índices de innovación y de perspectivas de creación de empleo. Refirió que el emprendimiento está creciendo en todo el mundo, por lo que las capacidades del pionero deben ser eficientes.

Ante esto, Fernando García Cruz, profesor y  juez en eventos de negocios, autor del libro “Storytelling para Emprendedores”, compartió a Forbes Centroamérica las claves para emprender ante el crecimiento de esta capacidad a escala mundial.

5 Claves para emprender desde cero

  1. El miedo no debe paralizarte, es bueno tener esa sensación de angustia porque te ayuda a esforzarte cada día, mas no tiene que detenerte para realizar tus actividades.
  2. Tener pasión y visión de lo que estás por hacer.
  3. Dedícate a un producto o servicio que conozcas, si no sabes nada de golf no te enfoques en poner un campo de este deporte. Aunque te digan que tenga mucho rendimiento, si no conoces nada del proyecto, al final se va volver una carga pesada.
  4. Sé sincero y ve la competencia a la que te enfrentas, plantea las preguntas: ¿Realmente yo compraría mi producto? ¿Entre tantas ofertas que existen, elegiría el mío?
  5. Sé constante, es como andar en bici pero seis veces más complicado. Aún con las rodillas raspadas y muchas caídas, debes continuar y continuar. Pasa en muchos emprendedores que se lanzan a un proyecto, su primer año es bueno, el tercero no tanto y el cuarto lo dejan.

Fernando ha tenido una larga trayectoria de 18 años como consultor de emprendimiento. En sus funciones como juez de negocios, se percató de que había sobre todo estudiantes que tenían un buen modelo de negocios, pero a la hora de la presentación no entregaban bien el mensaje; así como negocios que no destacaban mucho, pero a la hora de emitir el mensaje había una persuasión hacia el público.

Producto de este conocimiento empírico, vio la oportunidad de que había algo que se necesitaba en el ente académico, una cuestión más pragmática. Resultando el comienzo de su libro en un curso en línea, una herramienta que no solo plateaba lo teórico sino lo dinámico.

Puedes leer: ¿Facebook dejaría de ser gratis? Esta es su respuesta

Emprender es ir más allá del autoempleo

El emprender podría ser sinónimo de independencia de jefes y horarios, pues se trabaja de manera particular, pero para lograrlo se requiere de una gran visión y constancia. Fernando apuntó que un empleo es inmediato en el que recibes una quincena y compensaciones, cuando la gente se enfrenta en la decisión de emprender su propio negocio pierde de vista que los primeros meses son de inversión de tiempo, recursos, ahorros; lo que en inglés se le conoce como las tres F: Friends, Family y Fools.

La persistencia debe presentarse cuando la recompensa no es inmediata y segura, ante estos desafíos primarios la recomendación es que la gente se dedique al emprendimiento que le guste y conozca. En el trabajo, la oficina, existe una estructura de qué tienes que cumplir cada día; hay objetivos y revisiones anuales. En cambio en el emprendimiento uno debe crear esa estructura, los propios ritmos de trabajo para no caer en fracaso.

Cabe destacar que el emprendimiento es subjetivo, en el sentido que está sujeto a la persona; como sucedió en el Metro Polanco de la Ciudad de México, que una persona notó que transitaban muchos oficinistas por la zona y abrió un puesto de tamales, vio una oportunidad en el mercado.

Un nuevo emprendimiento ante una crisis económica nacional

Hay casos en donde las situaciones económicas de los países dificultan el acceso al empleo en relación de un nuevo emprendimiento. Para Fernando, regularmente la historia y los casos de éxito han enseñado al revés; ante una recesión o depresión es donde más se emprende, solo hay que tener pasión y buscar una oportunidad de mercado; ya que las personas buscan una solución para salir de esa zona de confort.

Tal es el caso del juego Monopoly que se dio en 1929 justo en la depresión mundial. Charles Darrow, inventor de Monopoly, se encontraba sin empleo en los años treinta,quien años más tarde presentó a la compañía de juegos estadounidenses Parker Brothers su creación, luego de un primer rechazo lo convirtió en millonario.

También como la Coca-Cola de dieta (1982-1985). En ese entonces se presentaba la peor recesión económica, bajaba el dólar, el precio del oro estaba estratosférico y había una gran inflación. Sin embargo, esta famosa bebida gaseosa hizo una gran venta cuando sacó este producto nuevo.

Puedes leer: La emprendedora costarricense que incursionó en el campo de la biotecnología