Por Cecilia Martinez

Cuando era pequeña y preguntaba el significado de una palabra, mis padres me decían “busca en el diccionario”. Por supuesto que lo hacía. Iba al estante de las enciclopedias, buscaba la letra correspondiente, tambaleándome en puntitas de pie la bajaba y leía en voz alta para que ellos me expliquen lo que leía. Ese hábito quedó en mi práctica diaria y cada vez que el significado de una palabra no me queda claro, lo busco, lo descifro y lo entiendo. Desde entonces los libros se convirtieron en fuentes confiables de diversión e ilimitado conocimiento. ¿Crees que si un papá de hoy le dice a un niño “busca el significado en… internet” está criando un lector?

Las tecnologías de información y comunicación (TIC) y la primera infancia

En otro artículo de esta serie, comentaba el aumento del tiempo que pasan los niños frente a una pantalla. En Estados Unidos, por ejemplo, hace 50 años los niños tenían su primer contacto con una pantalla a los 4 años; ahora lo tienen a los 4 meses. ¿Qué significa esto para los lectores de las nuevas generaciones?

Es importante aclarar que el acto mecánico de escribir formando letras, no es leer. Como no lo es identificar letras separadas. El cerebro no está hecho para leer y, como todo músculo, debe ser entrenado traduciendo esas formas y sonidos en palabras con significado. Con la introducción de las TIC cada vez más temprano en la vida de los niños, este hecho cobra mayor relevancia. Ahora escribir y leer ya no están tan íntimamente relacionados como antes.

La situación es bastante compleja porque criar lectores es diferente a criar niños que saben leer. Para criar lectores, los adultos del hogar, los centros infantiles y la escuela, deben normalizar la lectura y que esta se traduzca a las actividades del día a día como algo natural, divertido, emocionante e instructivo. Eso puede construirse tanto con un libro físico, identificando palabras y viendo figuras, como con un libro electrónico. Sin embargo, existen algunas diferencias importantes entre leer un libro físico y uno electrónico:

  1. Antes bastaba con abrir un libro, ahora hay que encontrar la información en una pantalla.
  2. Antes bastaba con elegir un libro, ahora hay que elegir la información en un universo casi infinito de posibilidades.
  3. Antes se leía un libro, ahora se lee, edita, marca, interactúa y escribe en una misma plataforma.

¿Son las TIC buenas herramientas para criar niños lectores?

No necesariamente. Al igual que con los libros, las TIC por sí solas no representan una ventaja para que los niños lean más. Es el adulto cuidador el que da el ejemplo, interactúa e inculca la lectura en los niños. Volviendo al ejemplo de la enciclopedia, fueron mis padres los que me guiaron a encontrar respuestas en los libros. De la misma forma, son los adultos quienes deben guiar a los niños a seleccionar y leer libros usando la tecnología e internet.

Actualmente, la diferencia entre el libro físico y las TIC es que culturalmente, estamos inmersos en teléfonos celulares, tabletas digitales e inteligencia artificial. Es decir, el acto de leer esta mediado por elementos tecnológicos por lo que el niño, directa o indirectamente, asocia la tecnología a ciertos actos y actitudes. Cuando un niño pequeño está expuesto a la lectura y a adultos que la valoran, más allá del soporte que se utilice, la reconoce como algo importante. Así se prepara para ser lector aun antes de llegar a la escuela primaria.

En este contexto, hay tres consejos clave para quienes quieren criar lectores tanto en el hogar como en los centros de cuidados:

  1. Lo importante para los niños lectores es el ejemplo e interacción de los adultos cuidadores con los libros, no el formato del libro.
  2. La exposición de los niños a formatos variados como libros físicos, tabletas digitales, computadoras y cuadernos solo es efectiva cuando tú eres parte de la interacción para guiarla.
  3. Los adultos deben guiar a los niños para que ellos interactúen con la información, cuestionándola e imaginando sus propias historias.

Sin lugar a dudas, existen diversos mitos sobre la tecnología en los primeros años. Por ello, este artículo es el segundo de una serie basada en estudios del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe y otras organizaciones, que explora el uso de las tecnologías digitales en la primera infancia.

Es una realidad que las TIC ya son parte de nuestro día a día y tienen un gran potencial para ayudarnos a criar niños lectores, siempre y cuando los adultos las guíen de cerca. Si bien no son la panacea, representan una posibilidad de expandir el universo lector de los niños.