Por Felivia Mejía

La Empresa Generadora de Electricidad Haina (EGE Haina), la principal productora de energía eólica de República Dominicana, arrecia su producción de energía no convencional.

Por este motivo trabaja en la reconfiguración de una planta de gasolina a gas natural, además de que pretende sumar 1,000 megavatios a su producción eólica y solar.

Esto ocurre en un momento en el que el gobierno impulsa las inversiones privadas para ese tipo de proyectos, no sólo por el beneficio que representa para el medioambiente, sino porque busca depender menos de los derivados del petróleo y ahorrar costos para mejorar su distribución a la población.

“Nosotros tenemos una visión optimista del futuro del sector eléctrico dominicano. Hicimos una proyección de crecimiento del mercado y creemos que la demanda de energía en el país va a crecer de manera importante en los próximos 20 años, por lo tanto requerirá de mucha inversión”, opina Luis Mejía Brache, ceo de EGE Haina.

Alrededor de 4,100 megavatios mensuales es la demanda de electricidad de la población, una cifra que se prevé crecerá 2.2% cada año hasta 2030, de acuerdo a los resultados del estudio Prospectiva de Demanda de Energía de la República Dominicana, 2010- 2030, elaborado por la Fundación Bariloche y la Comisión Nacional de Energía.

Mientras que en el estudio ¿Luces encendidas? Necesidades de energía para América Latina y el Caribe, presentado en 2016 por el Banco Interamericano de Desarrollo, estima que el total de la demanda energética en la región se proyecta que aumente más de 80% para 2040 a una tasa promedio anual de 2.2%.

EGE Haina nace en 1999 producto del proceso de capitalización al que el Estado sometió a las empresas generadoras de electricidad que eran de su propiedad, asociándose con el sector privado mediante la Ley de Reforma de la Empresa Pública.

EGE Haina, con 20 años de operación, representa la alianza entre el Estado (49.9%) y el conglomerado empresarial Inicia (50.1%); este último es el que está al frente de la administración de la compañía.

Inicia, grupo de empresas de la familia Vicini, es una firma privada dominicana de administración de activos que opera a través de sociedades con gestores especializados con participación en agroindustria retail, alimentos, bienes raíces, energía, medios y entretenimiento.

EGE Haina, que opera 10 centrales de generación eléctrica, cuenta con 1,000 millones de dólares en activos (mdd), entre los que se cuentan tres parques de energía eólica, uno fotovoltaico y cuatro de energía combustible derivado del petróleo, entre otras.

El año pasado aportó al Estado 58 mdd de ganancias, para un total acumulado de 806 mdd en todo el tiempo que lleva operando.

Uno de los proyectos emblemáticos de su estrategia para impulsar su generación de energía no convencional es la reconfiguración de gasolina a gas natural de la planta Quisqueya 2, ubicada en San Pedro de Macorís, una provincia ubicada al sureste del país, a unos 76 kilómetros de la capital de Santo Domingo.

Una vez que el proyecto inicie operaciones en 2021, tendrá una capacidad de 225 MW. Para esto, la administración de EGE Haina acogió la propuesta que la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales, rector oficial del sector, presentó a las generadoras que tienen plantas en la región este, para que conviertan sus plantas de gasolina a gas natural, con la meta de abaratar los costos de la energía. Las empresas que acepten se benefician con un contrato PPA (Power Purchase Agreement), que es un acuerdo de compra de energía con plazos de entre siete y 10 años, de parte del Estado, para que recuperen la inversión que hacen en el cambio de generación.

La operación a gas natural de la Planta Quisqueya 2 ahorrará al Estado alrededor de 1,000 mdd en 10 años, cantidad que gastaría si comprara energía proveniente de derivados del petróleo, estima Mejía Brache.

El cambio que hay que hacer a la planta, la principal de EGE Haina, es mínimo, porque cuando fue construida se concibió para que también generara gas natural. “Antes quemábamos fuel oil (gasolina) porque hasta la fecha no había disponible suministro de gas en la zona ni la intención tampoco de parte de nuestros clientes para contratar la energía obtenida con gas natural; hoy eso ha cambiado”, indica el ceo.

HACIA LO SUSTENTABLE

Un tema coyuntural de la empresa público-privada dominicana es la transición hacia energías limpias. En este rubro, un reporte elaborado por la Comisión Nacional de Energía y la International Renewable Energy Agency (Irena), publicado en 2017, explica que el promedio de inversión total anual que se necesita en el desarrollo de la tecnología de energías renovables entre 2016–2030 asciende a los 695 mdd.

En sus 20 años de operación, EGE Haina ha invertido alrededor de 900 mdd en su capacidad instalada de 770 megavatios, de los que 450 mdd corresponden a la instalación de energía solar y eólica. A la matriz dominicana de energía, EGE Haina aporta el 15%, hecho que la convierte en el segundo jugador más importante del sector, precedido por AES Dominicana, que cuenta con inversión extranjera y local, y tiene una capacidad de generación de alrededor de 820 MW, lo cual representa el 18% de la capacidad instalada de la República Dominicana.

AES Dominicana tiene como principal inversionista a The AES Corporation, su casa matriz, una multinacional que nació en Texas, Estados Unidos, en 1981, y tiene operaciones en Argentina, Pakistán, China, Hungría y Brasil.

Como parte de este cambio de paradigma energético, EGE Haina tiene la meta de sumar 1,000 MW a su producción eólica y solar fotovoltaica al 2030, con lo cual aumentaría de 23% a 65% su capacidad de generación de energía limpia, que hasta ahora suma 176.5 MW sólo de orígenes eólico y solar .

Los próximos proyectos estarán ubicados en las comunidades de Esperanza (al norte) y en Yaguate (al sur), en los que producirán alrededor de 400 MW, de los 1,000 que pretenden alcanzar en 2030, asegura Mejía Brache, quien se abstuvo de revelar el monto de inversión que pretenden ejercer.

En diciembre pasado EGE Haina inauguró la segunda fase del Parque Eólico Larimar, tras una inversión de 100 mdd, con lo que aumentó la capacidad eólica nacional en 36%. La energía eólica representa ahora el 3.1% del total de la matriz energética nacional.

EGE Haina también opera los parques eólicos Los Cocos y Larimar I, ubicados en Barahora (al sur del país) y la planta Quisqueya Solar, localizada en San Pedro de Macorís (al este de la  isla) para lograr su capacidad total de 770 MW.

IMPACTO AMBIENTAL

La generación solar y eólica de EGE Haina evita la compra de alrededor de un millón de barriles de petróleo al año, con lo cual se han eliminado 300 toneladas de CO2 al año. “Llevamos 3.5 millones de barriles ahorrados, que el gobierno no ha tenido que comprar [desde que empezaron a operar los parques eólico y solar]. Han producido más de dos millones de megavatios hora, y para producir esa cantidad de energía hubiéramos necesitado casi 3.5 millones de barriles de petróleo, alrededor de 200 mdd y que se va a seguir ahorrando año por año”, puntualiza el directivo.

En los últimos nueve años EGE Haina ha sido una fuerza importante para el desarrollo de las energías renovables en el país, y está dispuesta a continuar liderando el sector, que experimenta un escenario altamente competitivo con la entrada de más actores que también apuestan a la energía limpia. La apuesta está en consolidar su fuerza en la medida en que aumenta su capacidad de generación mediante energías no convencionales.

Puedes leer: Banco Popular Dominicano, la mejor entidad bancaria del país