Además de incrementar tu acervo cultural y apreciación artística, visitar un museo de arte puede contribuir notablemente a mejorar tu salud. Cada vez son más las investigaciones que avalan esta afirmación y las iniciativas que se han gestado en torno a este tema.

¿Cuáles son las razones? A continuación te presentamos los beneficios de asistir a los museos de arte que han sido comprobados por la ciencia:

1.- Al recorrer los pasillos del museo realizas una caminata que contribuye con la salud de tus articulaciones y, por lo tanto, reduce el riesgo de osteoporosis. De igual manera, ayuda a mejorar tu presión sanguínea y los niveles de azúcar en la sangre.

2.- Mejora tu estado de ánimo al permitir la liberación de endorfina, dopamina y serotonina conocidas como las hormonas de la felicidad. Asimismo, contribuye a eliminar los pensamientos negativos al concentrar tu atención en las obras y hacer una interpretación personal de las mismas.

Museo Forma Foto. @MuseoForma.ElSalvador Facebook

3.- Semir Zeki, experto en neurobiología del University College de Londres, asegura que contemplar una obra de arte por al menos 10 segundos aumenta de inmediato el flujo sanguíneo en zonas del cerebro relacionadas con el placer.

Te puede interesar: Dolor e insomnio, ¿cómo enfrentar a este dúo peligroso para tu salud?

4.- El silencio que persiste en un museo de arte ayuda a relajarte y olvidarte del estrés causado por la contaminación auditiva propia de las grandes urbes.

5.- Al sumar experiencias que persisten en el tiempo, visitar los museos de arte con frecuencia te hacen tener una vida más satisfactoria. Un estudio publicado en el Journal of Epidemiology and Community Health, indica que las personas que asisten con regularidad a museos son menos propensas a sufrir ansiedad y depresión.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí-