Los afectados que viven en la colonia La Dignidad, Escuintla, han manifestado que a pesar de que las casas están recién construidas, varias de estas ya tienen daños.

Filtración en los techos, agua entubada turbia y sistema de drenajes que expelen malos olores son algunas de las deficiencias que han observado ocupantes de varias casas en el proyecto La Dignidad, en la finca La Industria, zona 4 de Escuintla.

El presidente Jimmy Morales y algunos ministros llegaron a la entrega de las 192 escrituras a sobrevivientes de Los Lotes y a residentes de la colonia Las Palmas de Siquinalá, como parte de la tercera fase del proyecto que busca resarcir a las familias damnificadas por la erupción del 2018.

Isabel Castellanos, sobreviviente de la erupción y beneficiada con el programa, manifestó que está agradecida con la vivienda, pues lo perdió todo en la tragedia; sin embargo, las condiciones para vivir en La Dignidad se han ido complicando, señaló.

“Tenemos problemas con el suministro de agua, la que nos cae en los chorros vienen sucia, de color café, no la podemos utilizar para el consumo, tenemos que comprar el agua que vamos a tomar”, expresó Castellanos.

Nancy Larios, una de las beneficiadas con vivienda, comentó que los niños empiezan a ser afectados por el agua turbia, ya que algunos han empezado a presentar enfermedades de la piel.

Te recomendamos: Narcos ahora siembran y procesan coca en Guatemala, advierte gobierno

“A mi niño le han empezado a salir unas ronchas y hasta fiebre le ha dado. El agua que recibimos hasta mal olor tiene. Otro problema que tenemos son los olores nauseabundos que salen del sistema de drenaje, es urgente que hagan algo las autoridades ahora que somos pocos”, dijo Larios.

Meli Gómez, sobreviviente, explicó que tuvo que pedir apoyo a los que construyen las viviendas, pues en el techo de su casa había filtración y hasta se estaban rajando las paredes.

“No sé qué está pasando con las viviendas, tenemos poco tiempo de vivir en ellas y ya presentan fallas. Ahora con el invierno se estaba metiendo el agua por el techo y he visto que hay paredes que tienen grietas, ojalá que duren un buen tiempo”, comentó Gómez.

Justifica daños

José Benito, ministro de Comunicaciones, al ser consultado sobre los daños en las casas justificó que el proyecto es nuevo, por lo que instruyeron a la constructora que instale una oficina para la atención de los vecinos, donde se le pueda dar un proceso a sus quejas, darle mantenimiento a las casas y hacer los ajustes necesarios.

“Son obras nuevas, cualquier vivienda está sujeta a ajustes. Se está trabajando también en la planta de tratamiento y esperamos que para el 15 de noviembre, cuando se entregarán las fases cuatro y cinco, que consisten en mil viviendas, hayamos terminado con todo ese tipo de situaciones y estén las casas al cien por ciento”, dijo el funcionario.

Añadió que, a la fecha, el Gobierno ha entregado 536 viviendas en tres fases, el proyecto tiene un costo de Q172 millones con posibilidad de ampliación y hasta ahora se han invertido unos Q160 millones.

*En alianza con Prensa Libre.