El gobierno de El Salvador anunció durante el foro de Innovación y Tecnología del Sector Público organizado por Microsoft que se espera que para mediados de 2020 entre en funcionamiento la firma electrónica, herramienta permitida legalmente, pero que no se aplica aún. La implementación se realizará a la par de un proyecto de “identidad digital”, el cual permitirá el acceso a servicios públicos.

Fabrizio Mena, subsecretario de Innovación de la Presidencia, señaló que “ya estamos trabajando con todas las instituciones pertinentes, principalmente con los ministerios: Educación, Salud, Economía, Hacienda, para ver cómo podemos modernizar los servicios y haciendo proyectos para beneficiar a la población”.

Además, comentó que el país se encuentra “en un letargo tecnológico”.

Mena indicó los atrasos en la implementación de la Ley de la Firma Electrónica, que se aprobó en 2015. De acuerdo con las autoridades del Ministerio de Economía (MINEC) de la gestión anterior, esta no se implementó por falta de fondos.

“Estamos planificando hacer su implementación a mediados del otro año, esto va ir acompañado también de un proyecto de identidad digital”, comentó.

¿En qué consiste el proyecto de la firma electrónica?

La iniciativa del Gobierno es la “materialización de documentos”, es decir, que no se pidan los mismos papeles una y otra vez, esto con la finalidad de reducir lo que el funcionario calificó como la “burocratización de los servicios que se brindan a los ciudadanos”.

“Lastimosamente el ciudadano se ha convertido en el mensajero, que le toca andar llevando los papeles o documentos de un lado a otro”, opinó Mena.

Por su parte, la directora de gobierno para América Latina de Microsoft, Érica Chávez Castillo, agregó que “los países que no han hecho una adopción tecnológica típicamente se encuentran en un rezago de identidad digital o de identidad única”.

Puedes leer: Trump, interesado en que empresarios de EU inviertan en El Salvador: Bukele

“Eso es muy importante, porque les va a permitir a ustedes acceder a servicios de educación y salud controlados por el Estado, yo creo que eso es un muy buen comienzo del lado del Gobierno actual”, agregó.

La ejecutiva de Microsoft comentó que “Centroamérica está entendiendo la necesidad de que no solamente por cuestiones de crecimiento económico, sino que porque es la mejor forma de entregarle servicios a sus ciudadanos y democratizar muchas cosas”.

“No solamente que apunten al tema de la soberanía, si no que al tema de cómo adquirir ese tipo de tecnología, de la ética de la inteligencia artificial, van a tener que ir desarrollando muchos temas”, opinó Chávez.

En relación con el tema, Andrés Williamson, director de asuntos legales y corporativos de Microsoft para Latinoamérica, mencionó que el país tiene un potencial de crecer en la cuarta revolución industrial por su recurso humano.

“El Salvador es un país muy rico en personas. No cuentan con petróleo, no cuentan con gas, pero cuentan con un recurso humano que claramente está en capacidad de aprovechar esta cuarta revolución industrial”, dijo Williamson.

Opinó que el uso de la tecnología”es un factor fundamental para que los gobiernos, las empresas, las organizaciones puedan insertarse en este mundo globalizado”.