Por Nohelis Ruiz Arvelo

Estamos viviendo momentos en el que todas las generaciones trabajamos juntas, interactuando en proyectos e intentando adaptarnos a un mundo acelerado, que además vamos diseñando a medida que avanzamos, sin saber exactamente hacia dónde vamos. Una de las generaciones más y mejores preparadas de la historia de la humanidad, en la que las fronteras parecen difuminarse, gracias a internet y plataformas tecnológicas que nos permiten interactuar y hasta trabajar con empresas y personas en cualquier lugar del planeta.

Hay quienes hablan de una guerra de talento en la que las empresas luchan por captar lo mejor del mercado para hacer frente a ese futuro próximo dentro de sus organizaciones; y evitar riesgos asociados al capital humano. Si bien es cierto,  que las empresas están viviendo un déficit de talento, también es verdad que deben alinear y diseñar de forma efectiva los diferentes cargos dependiendo de las habilidades y capacidades necesarias para ese futuro que parecer estar aquí. De igual manera el talento, sin importar la edad, también debe ser astuto al presentarse. Por una parte, debe saber, crear,  gestionar y mostrar de forma óptima su propuesta de valor; además de encontrar esa necesidad del mercado laboral con la que pueda formar parte de los perfiles deseados, o por lo menos que las empresas necesitan, así no lo tengan identificados.

Hay tres opciones que harán que el talento, adquiera o dibuje nuevos perfiles deseables y distintos a los tradicionales en el mercado. Permitiendo así, cubrir las nuevas necesidades de las empresas, startups y otro tipo de organizaciones o proyectos colobarativos. La idea es lograr una combinación ideal con tu profesión actual y tus expectativas en un mercado laboral en plena expansión y re definición. Esto es válido para todas las generaciones, desde perfiles muy jóvenes en plena formación, aquellos que están dentro del mercado laboral y quieren avanzar, hasta perfiles seniors, activos y no activos, que desean seguir aportando soluciones, ya que les permite actualizarse o formalizar conocimientos.

Uno de los recursos online que tenemos son los famosos cursos MOOC (Massive Online Open Courses) por sus siglas en inglés. Los hay de todo tipo de temas, gratis y pagos en las mejores universidades del mundo. Son cursos online en los que puedes optar a un certificado otorgado por universidades de prestigio o aquella que más te guste y proponga aquello que quieres aprender. Tener un curso certificado o no por Stanford o la Universidad de los Andes, por ejemplo, siempre es un plus en tu hoja de vida laboral, pero lo mejor es que puedes aprender sobre temas que aún no son carreras formales, académicamente hablando; pero si necesarias en el mercado laboral. Desde física cuántica, pasando inteligencia emocional, mindfulness, data, emprendimiento, introducción a la programación, marketing o dirección de empresas, entre tantos miles. Cursos gratis y de pagos dependiendo del nivel o si se desea un certificado, con precios que varían entre 20 US$ a 1500 US$, éstos últimos son para los llamados micromasters.

Por otra parte están las certificaciones que son una opción muy inteligente de entrar al mercado laboral o actualizarte en dos sectores o ramas que se requieren actualmente, con una demanda que aumenta a gran velocidad.

Las Certificaciones internacionales Business IT (BIT) han sido creadas conjuntamente por Computerworld University – IDG como unidad gestora, la certificadora APMG, que se encarga de la aplicación y auditoría y las 12 grandes tecnológicas a nivel global para formar al estudiante en un período muy corto, en: Almacenamiento, Big Data, Blockchain, Ciberseguridad, Cloud Computing, Cumplimiento Legal, Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas, Machine Learning,, Movilidad, Social Business, y Transformación Digital. Un programa desarrollado y pensado en la tercera plataforma, y en las tecnologías más pioneras en el mundo. El contenido de estas certificaciones ha sido creado por las empresas tecnológicas más pioneras del mundo en español e inglés, excelente para emprendedores, startups o profesionales de sectores como el periodismo, derecho, para pequeñas y medianas empresas, personal de recursos humanos ya que están contratando perfiles TIC y no saben que preguntar o identificar si una respuesta es o no correcta cuando se habla del lenguaje tecnológico actual.

La tercera opción que debes tener en cuenta, son las certificaciones de Dirección de Proyectos PMP Project Management Profesional‎. Son millones los profesionales de proyectos que se requieren en todos los sectores y todas las especialidades. El mundo está pasando de la venta de productos a la venta de proyectos y gestionar un proyecto tiene sus complejidades. Por lo que un curos o certificación de Project Manager es algo que debe tener en tu lista de posibles opciones. Esta es una opción por la que han optado miles de personas en el pasado y pueden ser reinsertados al mercado laboral en breve, sin importar la edad que tenga, eso sí, hay que profesionales con mucho recorrido y experiencia que las empresas deben retomar para dirigir y cumplir sus objetivos.

Correo: [email protected]

Twitter: @NohelisRuizA

LinkedIn: Nohelis RUIZ ARVELO Lifehacker

Facebook:  @NohelisBSB

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.