El 40% de la población latinoamericana y caribeña afirma haber ahorrado, pero solo el 13% lo realizó en el sistema financiero formal, de acuerdo al estudio “Inclusión Financiera de las Mujeres en América Latina. Situación actual y recomendaciones de política” del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Cabe señalar, que el ahorro informal se posiciona como uno de los mayores problemas de la economía en estos países. En Costa Rica, del 52% de las personas que aseguran haber ahorrado el año pasado, el 73% lo hizo a través de un banco, como lo refiere el más reciente estudio de la Asociación Bancaria Costarricense (ABC).

Puedes leer: Puente entre Panamá y Costa Rica lleva 56% de avance

Conforme la directora de inversiones y depósitos de Scotiabank, Mariela Alvarado, el ahorro es una herramienta financiera que permite a las personas disponer de dinero cuando lo necesitan; ya sea para consumo, inversión, gestión de gatos o para enfrentar situaciones de emergencia.

Ahorro de mujeres y hombres

Respecto al ahorro entre hombres y mujeres, en Latinoamérica y el Caribe solo el 49% de las mujeres tienen una cuenta bancaria, el 11% ahorra y el 10% dispone de crédito. Mientras que los hombres representan el 54%, 16% y 13% respectivamente.

La inclusión financiera es fundamental para el empoderamiento y la autonomía económica de las mujeres. Conforme al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la región tiene el desafío de incrementar la bancarización del sector femenino; así como, diseñar políticas, programas y productos, tomando en cuenta las condiciones, preferencias y restricciones de cada una de ellas.

Nivel de ingresos por sector

En Costa Rica, el grupo de 45 años en adelante, es el que menos ahorra, acorde a los datos del estudio “Nivel de Bancarización y Capacidades Financieras de los Costarricenses” de la ABC. Son los residentes de la Gran Área Metropolitana (GAM) quienes más ahorran en el país.

Asimismo, el informe Determinantes Socioeconómicos de la Educación Financiera del CAF, indicó que las personas con nivel educativo bajo, residentes en zonas rurales, jóvenes y adultos mayores son los grupos con menos capacidades financieras; por lo que les cuesta ahorrar.

Alvarado resaltó que es fundamental potenciar la educación financiera y crear una cultura basada en mejorar os hábitos de ahorros. Dijo que el acceso a una cuenta de ahorros o cuenta de transacciones en un banco, es un primer paso hacia la inclusión financiera, puesto que permite a las personas guardar dinero, enviar y recibir pagos.

Puedes leer: Retratan a familia de osos grizzly muriendo de hambre en Canadá