Por María Del Carmen Aceña

Preocupa que para el período 2007-2018 los gastos corrientes hayan crecido a mayor ritmo (47.1% en términos reales) que los ingresos corrientes (16%) y la masa salarial se ha incrementado, concentrándose en tres ministerios (Educación, Salud y Gobernación).

El Ministerio de Educación (Mineduc) tiene la mayor participación, con casi una quinta parte del presupuesto.

Desafíos educativos

El sistema educativo del país presenta bajos indicadores de cobertura, de eficiencia y calidad.

Posiblemente, con los resultados del Censo las tasas de cobertura aumentarán; sin embargo, no al ritmo de los salarios de los maestros.

Aún hay niños en preprimaria sin cobertura, aproximadamente la mitad de los jóvenes no asiste al nivel básico y muy pocos al diversificado.

Las tasas de promoción han mejorado; en primaria son del 89%, en diversificado 84%, pero en básico solo alcanzan el 76%. La tasa de repitencia es alta en la primaria (9%), principalmente en el primer grado (arriba del 20% en años recientes). Las pruebas realizadas a los estudiantes en los distintos grados y niveles educativos muestran que los alumnos no están aprendiendo lo que deben aprender.

Solo uno de cada diez graduados (11%) alcanzan el nivel de logro en matemática y un tercio (35%) alcanza el nivel de logro en lectura.

Los conocimientos que poseen los docentes son muy importantes para el aprendizaje de los alumnos. Las pruebas realizadas a docentes optantes a plaza en los niveles de preprimaria y primaria muestran que tuvieron la mitad de las respuestas correctas en lectura; y un tercio  en  estrategias de enseñanza.

Si a esto se suma que no existe un sistema de reclutamiento que garantice la contratación de buenos docentes, la calidad educativa se ve comprometida.  Existe un serio problema de gestión, debido a la falta de la figura del director en las escuelas primarias: son electos por sus compañeros, no existe una formación específica ni carrera, y tampoco remuneración diferenciada.

Hay recursos

Los recursos financieros del Mineduc han aumentado. El presupuesto devengado se multiplicó por 2.4 entre 2008 y 2018, pasando de Q5 mil 793 millones en 2008 a Q13 mil 990 millones en 2018. Asimismo, en relación con el presupuesto de todo el Estado, creció del 13.6% en 2008 al 18.6% en 2018.

El vigente para el 2019 es de 19% y lo propuesto para el 2020, el 19.3% (Q17 mil 772 millones). Además, cada vez el gasto en salarios ocupa una mayor proporción del presupuesto, pasando del 68% al 79% entre 2008 y 2018, habiendo alcanzado el 86% en 2016.

Este crecimiento está relacionado con aumentos salariales otorgados por medio de pactos colectivos que incrementan de manera general los salarios sin tomar en cuenta el mérito.

El principal desafío por superar está relacionado a la calidad educativa y la implementación de un sistema eficiente de formación, reclutamiento y evaluación del docente.

Se requiere una carrera docente que inicie con elevados estándares de formación, que tenga filtros adecuados en el proceso de reclutamiento, un sistema de evaluación permanente, programas de capacitación en servicio vinculados al logro del aprendizaje en los estudiantes y sistemas de ascenso y remuneración cuya esencia sea el mérito. Deben sustituirse los pactos colectivos por la carrera.

Urge una estrategia educativa

Respecto de la cobertura educativa, es necesario que se den las cifras oficiales del Censo 2018 y calcular las tasas de cobertura por niveles con el fin de diseñar una estrategia. En cuanto a los servicios de apoyo, se requiere de una política de fortalecimiento a las comunidades educativas para mejorar el desempeño de las organizaciones de padres de familia.

Es necesario diseñar proyectos de mejora de la infraestructura, con base en un nuevo censo de infraestructura escolar, así como proveer recursos tecnológicos en el aula con la adecuada capacitación docente para que los recursos sean una herramienta.

*En alianza con Prensa Libre