Por Sergio Morales Rodas

El asesor del presidente de EE. UU., Donald Trump, para asuntos del Hemisferio Occidental, Mauricio Claver-Carone, expuso este martes que la aceptación del acuerdo de asilo firmado entre Guatemala y la potencia mundial es un requisito si el país quiere formar parte del nuevo plan de desarrollo económico que se diseña para los países del Triángulo Norte de Centroamérica.

Claver-Carone respondió así a la pregunta de si a EE. UU. le preocupa que el presidente electo Alejandro Giammattei, una vez asumido el cargo, derogue el acuerdo firmado entre el ministro de Gobernación, Enrique Degenhart, y el secretario de Seguridad Interna de aquel país, Kevin McAleenan, el pasado 26 de julio.

“Estos acuerdos son una condición para participar en el plan de crecimiento económico de EE. UU. Así que, si por alguna razón el presidente Giammattei decide no participar perdería una gran oportunidad para el desarrollo de Guatemala”, advirtió el asesor presidencial de Trump.

No obstante, enfatizó que se siente “muy confiando” en que las relaciones entre EE. UU. y Giammattei van a ser “excelentes y un modelo” para el resto de las naciones. “Le deseamos lo mejor y queremos que su mandato sea de éxito y ojalá que se mantenga este acuerdo”, añadió Claver- Carone.

Puedes leer: Sipacate, el municipio de Guatemala que hace cuatro años era una aldea

CC sí permite implementación de acuerdo

Otro de los aspectos que abordó Claver-Carone fue la resolución de la Corte de Constitucionalidad (CC) que ordenó que el acuerdo migratorio firmado entre EE. UU. y Guatemala debe ser conocido y aprobado por el Congreso.

En ese sentido el funcionario estadounidense expuso que abogados de la Embajada de EE. UU. en Guatemala han estudiado “cautelosamente” lo resuelto por la CC, y que este tribunal resolvió que el Congreso debe conocer el acuerdo de asilo, pero solo si la implementación requiere una inversión o gasto con recursos nacionales, algo que no ocurrirá puesto que su gobierno costeará la puesta en marcha del acuerdo.

“Sí se permitió —la CC— la implementación bajo ciertos requisitos, básicamente monetarios y de gasto y nosotros planeamos ayudar al Gobierno de Guatemala para que no tenga que cumplir ninguno de esos gastos”, aseveró Claver-Carone, quien garantizó que el acuerdo se implementará según lo resuelto por la CC.

La semana pasada, el mismo funcionario afirmó que el Gobierno de EE. UU. ya había liberado US$40 millones para la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) con el fin de comenzar la implementación del acuerdo.

Sin embargo, EE. UU. considera que serán pocos los hondureños y salvadoreños que vendrán a Guatemala con el objetivo de pedir asilo, y para hacer tal aseveración se basan en la cifra de concesiones de ese alivio migratorio que ellos dan cada año y que representa menos del 10 por ciento de las solicites que reciben.

Claver-Carone considera que por años la figura del asilo se había utilizado como una excusa para migrar a EE. UU. por razones económicas y que ahora con la implementación de acuerdos migratorios con los países de la región se ha cerrado el candado para los miles de migrantes que llegaban a ese país en busca de un empleo y de mejorar sus condiciones de vida, por ejemplo.

Lee también: Estos son los estragos que han dejado las lluvias en Centroamérica

De esa forma, el funcionario afirma que los hondureños y salvadoreños cuya razón para migrar sea económica no tendrán ningún motivo para quedarse en Guatemala.

Ministros viajan a EE. UU.

En la conferencia de prensa, el asesor del presidente Trump insistió en que el plan que EE. UU. trabajará con los países de la región será “histórico” y un “verdadero plan de desarrollo económico” en el cual se generará inversión y prosperidad en Guatemala, El Salvador y Honduras, mediante el mejoramiento de los ingresos económicos de las familias.

Claver-Carone reveló que los ministros de Finanzas de estos tres países, además del de Hacienda de México, visitarán EE. UU. esta semana y se reunirán con el secretario del Tesoro de ese país, Steven Mnuchin y el asesor presidencial de Trump, Jared Kushner, quien además es su yerno pues está casado con Ivanka Trump.

Según el asesor Claver-Carone, el objetivo de esta reunión que tendrá lugar en la Casa Blanca será “compartir ideas y prioridades para este esfuerzo”. “Tenemos una gran oportunidad y estamos confiados en que lograremos lanzar un plan histórico a principios del 2020”, apuntó el funcionario.

Agregó que tanto Guatemala como El Salvador y Honduras tienen poblaciones jóvenes cuyos talentos deben ser aprovechados en sus países de origen, de esa forma se logrará la prosperidad y mantener unidas a las familias.

No olvides leer: Los 41 empresarios chinos que buscan mercado en Guatemala

Claver-Carone aseguró que para el diseño e implementación del plan llamado América Crece, México será un socio importante, y respecto de si este proyecto tiene relación con el Plan de Desarrollo Integral que fue elaborado por la Comisión Económica de América Latina (Cepal), se limitó a señalar que esta tiene un plan “basado en lo que ellos trabajan”.

“Nosotros lo que queremos es que haya un plan de crecimiento económico, desafortunadamente la región nunca ha visto un verdadero plan en el cual se puedan medir los índices de crecimiento, ya sea los ingresos de las familias -o- el acceso a energía asequible”, enfatizó, a la vez de precisar que se busca que los inversionistas sean no solo de EE. UU., sino de los propios países que muchas veces deciden invertir, pero en el extranjero.

*En alianza con Prensa Libre