EFE.- El jurado del caso por narcotráfico y otros delitos contra el hondureño Juan Antonio “Tony” Hernández, exdiputado y hermano del presidente de Honduras, se retiró este jueves a deliberar tras escuchar las instrucciones del juez en cada uno de los cargos que enfrenta el acusado.

Puedes leer: Quién es quién en el caso contra el hermano del presidente hondureño en EU

El juicio, que comenzó el pasado 2 de octubre en la corte federal para el distrito sur de Nueva York, concluyó el miércoles, en su octavo día, con la presentación de los argumentos finales de la Fiscalía y la defensa, en un intento cada uno por inclinar la decisión de las nueve mujeres y tres hombres a su lado.

La Fiscalía sostuvo su acusación de que Hernández, apoyado por sus cómplices, convirtió a Honduras en un “narco-Estado”, de los sobornos a las campañas del actual mandatario Juan Orlando Hernández y otros líderes del gobernante Partido Nacional, así como a jueces, policías y militares.

El Gobierno contó con cinco exnarcotraficantes cooperantes como testigos, así como agentes de la DEA, fotos y videos para probar su caso.

La defensa por su parte sostuvo que la evidencia de la Fiscalía no vincula a su cliente con los cargos de narcotráfico, porte de armas y uso de arma destructivas para proteger su negocio de narcotráfico y de mentir a las autoridades estadounidenses.

El juez Kevin Castel que preside el juicio instruyó hoy al jurado de que su veredicto debe ser por unanimidad y más allá de duda razonable basada en la evidencia, lo que es conspiración, lo que son armas de destrucción, porte y posesión de armas, entre otros términos al explicar los cargos.

El jurado se retiró a deliberar a las 11.30 de la mañana, hora local en Nueva York.

“Su responsabilidad es evaluar la evidencia y determinar si el Gobierno probó más allá de duda razonable si Hernández es culpable”, dijo el magistrado, quien excusó a los jurados alternos pero con la advertencia de que aún estaban bajo juramento, que no debían comentar con nadie, leer o buscar información de este caso y que podían ser llamados nuevamente si era necesario.

Hernández, de 41 años y que ha contado con el apoyo de sus hermanos y su madre durante el proceso judicial, fue arrestado en noviembre del 2018 en la ciudad de Miami y puede ser condenado a cadena perpetua.

Puedes leer: Presidente Hernández rechaza ‘contundentemente’ que Honduras sea narco-Estado