Ciudad de Panamá.- Por sus características en materia de conectividad y política en materia de comercio exterior Panamá es una de las ciudades clave de América Latina para potenciar el comercio electrónico en la región, incluso superando a ciudades como Miami, Montevideo, Los Ángeles, Santiago de Chile, Huston, Sao Paulo y la Ciudad de México.

Panamá es un país único en la región por su economía dolarizada, su política de economía abierta y pro-comercio, su tradición sólida en materia logística y el creciente estado de los centros aéreos, señala el estudio “E-commerce en Latino América. Y el rol de Panamá como Hub Regional para Comercio Electrónico”, elaborado por DHL.

El documento retoma el análisis de Evaluación Comparativa elaborado por Americas Market Intelligence, que le da la evaluación más alta a Panamá con 90% entre otras siete ciudades consideradas como Hub en las Américas para apoyar el comercio electrónico.

Durante 2018 el comercio electrónico B2C total (Negocio a Consumidor por sus siglas en inglés) en América Latina generó una derrama economía ce 100,000 millones de dólares y se espera que este sector crezca 22% hasta 2021, advierte el estudio elaborado por DHL y publicado esta mañana en Panamá. 

Entre los factores que están estimulando este crecimiento, se destaca la expansión de mercados como Amazon, Alibaba, Linio y MercadoLibre, que han logrado desarrollar un servicio al cliente local.

En América Latina el crecimiento del e-commerce está siendo impulsado por micro, pequeñas y medianas empresas, detalló Mike Parra, CEO de DHL Express de las Américas durante la presentación del estudio en el HUB de DHL Express en Panamá.

Sin embargo este sector continua teniendo una infraestructura física y logística limitada para alcanzar su potencial.

“Por esta razón, los analistas creen que los mercados emergentes de ingresos como América Latina verán un aumento del comercio electrónico que representa 20-25% del total minorista, como lo ha hecho China, superando la penetración del comercio electrónico en los Estados Unidos”, advierte el estudio.

Por otra parte, la evaluación considera la conectividad de contenedores Asiáticos a Asia Oriental, conectividad expedita a los mercados de América Latina, zona libre y limite a minimis –el limite sobre la que pueden entrar productos libres de impuestos y de procesos aduaneros a los países de América del Norte vía comercio electrónico-.

Asimismo, se enfoca en la actividad de logística aérea internacional de salida y los soporte de servicios profesionales, a los que otorga la máxima calificación.