EFE.- El Gobierno de Costa Rica aceptó no variar el destino de parte del presupuesto que asigna a las universidades públicas, luego de un día de protestas de los estudiantes, los trabajadores y los rectores de esas casas de estudio.

El ministro de la Presidencia, Víctor Morales, dijo en rueda de prensa que el acuerdo alcanzado con las universidades “está fundado, no solo en nuestra constitución, sino en nuestra convicción como Gobierno de que la autonomía universitaria es un valor esencial de nuestro estado democrático de derecho”.

En el documento las partes acuerdan que “no debe ser creada ninguna clasificación de partidas del Fondo Especial de Educación Superior (FEES) distintas a las aprobadas por los órganos de Gobierno de las universidades públicas”.

La polémica surgió de un acuerdo de julio pasado entre los rectores y el Gobierno para redirigir unos 122 millones de dólares del gasto corriente de las universidades a proyectos de infraestructura, monto que la semana pasada fue bajado a la mitad en la comisión de Congreso que estudia el presupuesto.

Según han dicho los rectores, ellos interpretaron que el dinero provendría de los superávit y otras fuentes diferentes al FEES, pero en el proyecto de presupuesto estatal que el Gobierno presentó al Congreso, se incluyó la partida como parte del FEES.

Las universidades sostienen que esta acción del Gobierno es arbitraria e inconstitucional, pues las Universidades tienen la potestad de decidir el destino del dinero del FEES.

Con el acuerdo firmado este martes se zanja la diferencia entre las partes.

El presidente del país, Carlos Alvarado, y ministros, sostuvieron este martes una reunión de 7 horas con los rectores de las universidades públicas, representantes de los estudiantes y diputados para buscar una solución.

Esta reunión ocurrió después de que cientos de estudiantes, personal y los mismos rectores, participaran en una marcha que terminó en las afueras de la Casa Presidencial y que tuvo como objetivo exigir el respeto al presupuesto y a la autonomía universitaria garantizada en la Constitución Política.

En el acuerdo también estipula que los estudiantes tendrán representación en las negociaciones de los presupuestos universitarios.

Según el Gobierno, el acuerdo permite “garantizar el funcionamiento normal de todas las actividades de las universidades”.

El Fondo Especial de Educación Superior (FEES), que para 2020 es de unos 900 millones de dólares provenientes del Estado, es la principal fuente de financiamiento de las estatales Universidad de Costa Rica (UCR), Universidad Nacional (UNA), Universidad Estatal a Distancia (UNED) y el Instituto Tecnológico (Tec).

Las universidades y los estudiantes aseguran que el traslado de dinero del FEES a gasto de capital hubisese significado una afectación a los programas de becas, los cupos para estudiantes, la contratación de docentes, proyectos de investigación, iniciativas sociales e inversiones en sedes de zonas rurales.