Por Ximena Soto

“Hoy, la demanda que le pide el mercado a los ceo’s es que la transformación de las organizaciones sea la nueva norma”, dice Milton Ayón, socio director de la consultora KPMG en Panamá, y líder de Centroamérica.

De acuerdo con el estudio 2019 Global CEO Outlook, de KPMG, lo más importante para un director ejecutivo y aspirantes a este puesto es ser resiliente, tener la capacidad de evolucionar constantemente y a paso acelerado. De la mano de esta habilidad es necesario que sean reactivos, solucionen los problemas que se presentan en la compañía, y que desafíen los esquemas que existen para mejorar constantemente.

También deben de ser disruptivos y enfrentar no sólo la innovación que ya estaba planteada como parte de la evolución de cualquier empresa y llevarla más allá; además, es necesario que dejen la idea de buscar nuevas formas de entrar a un mercado para encontrar la manera de revolucionarlo desde su oferta.

Puedes leer: ¿Qué automóviles manejan los empresarios en Centroamérica?

Por esto, una de las cualidades más importantes que requieren los directores ejecutivos en la región es ser ágiles para cambiar el rumbo de la operación de acuerdo con una estrategia flexible que tenga como objetivo principal el crecimiento, así como implementar una cultura organizacional que empate con la facilidad de cambio de rumbo y convierta esta habilidad en parte del ADN de la empresa, indica el informe.

“El ceo tiene que ser rápido en sus decisiones y cambios, porque el contrato promedio de un ceo es de cinco años, en los que tiene que demostrar su buen desempeño”, asegura Ayón.

Otra necesidad que tiene el director ejecutivo actual, según el estudio de KPMG, es aprender a aprender. La cabeza de la empresa tiene que ser el primero en aceptar la necesidad de capacitarse constantemente, encontrar nuevas áreas de oportunidad en sus capacidades y dedicarle tiempo a su mejora. De esa forma, el resto tomará el ejemplo y se capacitará.

“Para la región centroamericana en particular, uno de los temas más importantes es la ciberseguridad, por lo que el ceo debe tener conocimientos para comprender sistemas de seguridad, Inteligencia Artificial y robótica como parte de la estrategia de la organización”, concluye Ayón.

Todas estas habilidades que requiere hoy un director ejecutivo de la región son una respuesta al reto más importante del siglo: la transformación digital y la velocidad con la que este sector evoluciona. “El ceo debe estar al día con el cambio digital y las expectativas de esta área”, señala el especialista.

Esto viene de la mano de la respuesta a las necesidades siempre cambiantes de los clientes, pues hoy no basta con creer que el mercado necesita un producto o servicio específico, sino que es necesario hablar con éste, escuchar lo que quiere y personalizar el negocio a sus solicitudes.

Finalmente, el ceo debe tener habilidades integrales que le permitan crear una estrategia para el negocio, sabiduría para rodearse del equipo correcto para cumplir con las nuevas expectativas de su puesto, y ser flexible para adaptarse rápidamente a lo que el mercado demanda.