Reuters.- El peso argentino volvió a caer el jueves por la constante dolarización de los inversores antes de las elecciones presidenciales, lo que obligó a una masiva intervención del banco central (BCRA) en la plaza cambiaria mediante millonarias subastas de divisas, dijeron operadores.

Argentina celebrará el domingo comicios generales, donde el mandatario Mauricio Macri tiene pocas posibilidades de lograr su reelección después del amplio triunfo del opositor peronista Alberto Fernández en las primarias de agosto.

La autoridad monetaria acumuló ventas por 346 millones de dólares tras cuatro subastas en el mercado mayorista, lo que se sumó a otros casi 1.100 millones de dólares aportados en las cuatro ruedas previas, coincidieron fuentes cambiarias.

“Creo que el Banco Central está interviniendo básicamente intentando llegar a las elecciones con una mezcla de no perder tantas reservas y un dólar que no se intranquilice demasiado”, dijo Martín Kalos, analista de la consultora Elypsis.

Añadió que el BCRA “está apelando a cambiar el mecanismo de intervención, por eso volvió a las subastas, lo cual apunta a sorprender un poco, a eliminar la previsibilidad que podía tener una intervención vendiendo en el mercado spot (contado)”.

Operadores dijeron que bancos oficiales también participaron en el mercado dando liquidez de dólares, para ayudar a aflojar la creciente tensión cambiaria.

El peso interbancario se depreció un 1,34%, a 59,45/59,80 por dólar, con una fuerte presencia compradora de divisas por parte de ahorristas privados, bancos y empresas, pese a los controles cambiarios instrumentados por el BCRA para frenar la sangría de reservas, que cayeron unos 20.000 millones de dólares desde las elecciones primarias.

“Se registraron muchas ventas de billetes (dólares) por ventanilla para el público minorista en general, además de las compras de las empresas para el pago de sus obligaciones con el exterior y los bancos en general”, dijo Fernando Izzo, analista de la correduría ABC Mercado de Cambios.