Por Irving Escobar

El retraso del Congreso para la aprobación del proyecto de alianza público privada de la autopista Escuintla – Puerto Quetzal pone en riesgo el proyecto del Metrorriel en la capital.

En una carta el 9 de julio último, Thomas Kelly, vicepresidente interino del Departamento de Política y Evaluación de la Millennium Challenge Corporation (MCC), comunicó a Acisclo Valladares, ministro de Economía, su preocupación por la demora en el avance del proyecto de rehabilitación vial, el primero de su tipo en Guatemala, y que consta de 41 kilómetros.

La MCC es una agencia estadounidense de apoyo financiero y técnico para países pobres y en vías de desarrollo. Con Guatemala ha suscrito programas para mejorar la administración tributaria y aduanera, más fondos privados para infraestructura y ayudar a que jóvenes adquieran las capacidades para insertarse en el mercado laboral.

El proyecto de Escuintla – Puerto Quetzal fue adjudicado en julio de 2018 y en octubre de ese año pasó pasó al Congreso, sin que hasta ahora se haya convertido en decreto.

En ese sentido, Kelly le expresa a Valladares que MCC “tiene pocas razones para gastar sus recursos para desarrollar otros proyectos que el Legislativo tampoco apruebe”.

Otro obstáculo que MCC señala tiene que ver con permisos entre la municipalidad capitalina y Ferrovías para el uso de 20 kilómetros de derecho de paso de la línea férrea.

“Sin estos derechos, MCC corre un riesgo significativo al invertir más para desarrollar el proyecto Metrorriel”, enfatiza Kelly en la carta.

La carta lleva por ultimátum el 31 de octubre de este año para que ambos asuntos avancen o de lo contrario MCC suspenderá la adquisición por completo.

*En alianza con Prensa Libre