Por Irving Escobar Y Manuel Hernández

El Congreso no dio los votos este 29 de octubre para pasar en tercer debate el “Contrato de alianzas para el desarrollo de infraestructura económica del proyecto rehabilitación, administración, operación, mantenimiento y obras complementarias de la autopista Escuintla-Puerto Quetzal con cobro de peaje”.

El proyecto cuenta con el apoyo de la Millennium Challenge Corporation (MCC), una agencia de Estados Unidos para el desarrollo de proyectos en países pobres y en vías de desarrollo, la cual envió una carta donde da por ultimátum el 31 de octubre para que el Congreso apruebe lo de Puerto Quetzal o de lo contrario quitaría su apoyo para el proyecto de Metrorriel.

La votación fue 32 a favor, 50 en contra y 76 ausentes.

El diputado por Escuintla, Víctor Cruz Clavería, agradeció al pleno votar contra el proyecto porque, según él, la obra sería una privatización de la carretera que solo sería de beneficio para los ricos, mientras en el departamento hay personas que solo comen una vez al día.

Vitelio Lam, congresista, dijo que el proyecto afectaba no solo a Escuintla sino a otros departamentos que tienen exportaciones vía Puerto Quetzal.

Alcaldes escuintlecos ya habían expresado rechazo a esa obra por alianza público-privada y demandaban que fuera el Gobierno el que reconstruyera la ruta.

Se trataba de una alianza público-privada para rehabilitar 41 kilómetros de carretera, el cual fue adjudicado en julio de 2018 y en octubre de ese año pasó al Congreso para su aval, lo cual no ocurrió hoy.

*En alianza con Prensa Libre

Puedes leer: Centroamérica, una tierra fértil para los proyectos de infraestructura