EFE.- El Gobierno de Nicaragua recordó este martes los daños causados en octubre de 1998 por el huracán Mitch, un desastre que dejó al menos 3.000 muertos, y que dividió la historia del país, que hasta entonces carecía de estrategias para enfrentar catástrofes.

“Queremos recordar hoy (…) a toda las víctimas de la tragedia producida en el cerro Casitas, durante el huracán Mitch”, dijo la vicepresidenta Rosario Murillo, a través de medios del Gobierno.

Un 28 de octubre, hace 21 años, Nicaragua confirmó que el llamado “deslave del Casitas”, un derrumbe parcial del volcán del mismo nombre, había causado la muerte de unas 2.000 personas en el noroeste del país por influencia desde el mar Caribe del Mitch, que nunca tocó suelo nicaragüense.

La cifra exacta de muertos por el deslizamiento de tierra, que resumió los efectos del Mitch en Nicaragua, nunca se conoció, ya que a los fallecidos se sumaron cientos de desaparecidos, incluyendo a miles que abandonaron el lugar y que hoy viven en Estados Unidos amparados en el estatus de protección temporal (TPS).

Días antes del desastre la exalcaldesa del municipio de Posoltega, Felícita Zeledón (1947-2014), advirtió al Gobierno del presidente Arnoldo Alemán sobre miles de muertos y personas atrapadas en la corriente del lodo, pero este no reaccionó porque jamás creyó que la escena fuera real, según admitió años después.

Desde entonces Nicaragua decidió crear una estrategia permanente para hacer frente a las catástrofes, que hoy se conoce como el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred).

Desde marzo de 2000 el Sinapred, compuesto por más de 20 instituciones, entrenan a miles de nicaragüenses en temas relacionados con la gestión del riesgo, para prevenir y saber qué hacer ante situaciones de emergencia, y miles de personas participan en simulacros escolares o nacionales de desastre cada año.

Nicaragua es un país “multiamenazas”, lo que significa que en cualquier momento puede registrar una erupción volcánica, terremoto, tsunami, tormenta, inundación, deslizamientos de tierra y otros fenómenos naturales.