Por Urías Gamarro

El cierre de la economía para este año será estable y positivo y marcará la antesala para un repunte en el 2020, según las proyecciones que brindaron ejecutivos del Banco Agromercantil (BAM) —filial del grupo  Bancolombia— a un grupo de empresarios y tomadores de decisiones.

La proyección de crecimiento será del 3.5%, indicador que está en sintonía con las estimaciones oficiales, gracias al desempeño positivo de al menos cuatro actividades productivas que han registrado un mayor dinamismo, así como al ingreso de divisas.

Parte de las proyecciones se sustentaron en el desempeño de la economía en el segundo trimestre del año, la cual creció 3.5%,  impulsado por el crecimiento en la demanda interna (consumo) en los hogares, gasto público e inversión, según el informe del Banco de Guatemala (Banguat).

Visión optimista

Michael José Saborío, gerente de la división de la banca empresarial, y Carlos Ortiz, jefe de la unidad de inteligencia del BAM, expusieron que en términos generales las perspectivas son positivas para la producción nacional y que los indicadores muestran un desempeño estable, que indican que se podría alcanzar el 3.5% del crecimiento del PIB (valor de los bienes y servicios) al cierre del ejercicio.

Ahora, con un cambio de gobierno, se deben  brindar señales de estabilidad, certeza jurídica para atraer más capitales y que puedan concretarse en el 2020, lo cual puede traducirse en mayor crecimiento.

“Hay mayor inversión en el sector construcción, sobre todo en vivienda dirigida para el segmento C, y lo que se necesita es que se den las señales adecuadas para incrementar esa actividad que tiene un efecto multiplicador”, señaló Saborío.

Reconoció que las cifras de la demanda del crédito empresarial mayor se mantienen positivas, pero este año no crecerán a dos dígitos como en ejercicios anteriores.

Al 30 de septiembre, el saldo del crédito empresarial mayor era de Q39 mil 922 millones, con un crecimiento del 10.6%  respecto del año pasado; mientras que el crédito empresarial menor era de Q12 mil 841 millones, con una variación del 5.13%.

El saldo total de los créditos empresariales es de Q52 mil 763 millones, según la Superintendencia de Bancos (SIB).

Actividades

Ortiz subrayó que este año los sectores que han mostrado mayor dinamismo y que están empujando la economía son construcción, que durante el segundo trimestre creció en 9.3%; servicios privados, 5%, comercio al por mayor y menor, con 4%, e industria manufacturera, con 3.8%.

El ejecutivo recalcó que estos sectores  registran mejor desempeño en la economía, a pesar de que existe una caída en los precios internacionales de productos como azúcar, café, aceite de palma y caucho, pero a la vez hay una compensación de precios en los productos como banano y cardamomo.

Agregó que indicadores como inversión, tipo de cambio, inflación, importaciones y tasas de interés se mantienen estables, a excepción de las exportaciones, que se mantienen en negativo por el factor precio.

El empresario Clayton Alburez, que se dedica a la importación de medicamentos, expuso que las perspectivas son estables y motiva a hacer inversiones para los siguientes meses.

Proyecciones 2020

Ortiz manifestó que para el próximo año el pronóstico es de un crecimiento del pib del 3.5%, aunque lo ideal es que fuera del 4%.

Calificó que el crecimiento será orgánico.

“El sector construcción está muy dinámico, lo que hace falta es que se incremente la inversión pública para que la economía se expanda”, indicó.

Saborío afirmó que la construcción es un motor de crecimiento, pero se deben atender situaciones como certeza jurídica, conflictividad y estabilidad social, para atraer nuevas inversiones y generar plazas de trabajo.

*En alianza con Prensa Libre