EFE.- Una corte colegiada de El Salvador rechazó este lunes los señalamientos hechos por el presidente Nayib Bukele y por organizaciones nacionales e internacionales ante un fallo en el que señaló que el tocamiento a una menor, cometido supuestamente por el magistrado Eduardo Escalante, no es un delito.

El jueves, la Cámara Primero de lo Penal de San Salvador se declaró incompetente para enviar a juicio al magistrado Escalante y emitió un fallo en el que señaló que el tocamiento a la menor no es un delito.

Esta decisión generó indignación en un sector de la población salvadoreña y llevó al presidente Bukele y a organizaciones nacionales e internacionales en defensa de los derechos de la niñez a manifestarse en contra del fallo.

Dicha corte ha rechazado los señalamientos, incluyendo los del mandatario, porque, a su criterio, “constituyen una clara violación a la independencia judicial y obstaculizan indebidamente nuestra función judicial”.

La Cámara Primero de lo Penal explicó, a través de un comunicado, que “como resultado de un adecuado y responsable proceso de deliberación se llegó a la conclusión que la conducta imputada al magistrado Escalante no es constitutiva del tipo penal por el cual fue acusado, es decir, el delito de agresión sexual en menor”.

De acuerdo a la cámara, la decisión se encuentra “fundamentada en los hechos, en los elementos de prueba aportados por la niña víctima y en el dictamen pericial correspondiente, así como en criterios doctrinarios y jurisprudenciales”.

Puedes leer: Apelan fallo que absolvió a joven salvadoreña acusada de aborto

De acuerdo con la Fiscalía General de la República (FGR), el tribunal “ha minimizado la agresión sexual del magistrado”, por lo que anunció que se apelará la decisión judicial.

La Asamblea Legislativa de El Salvador retiró el pasado 4 de marzo la inmunidad a Escalante, para que se enfrentara a la Justicia, con el aval de 82 de los 84 diputados del órgano de Estado.

Según el dictamen de una comisión especial de diputados, sí existía “indicios suficientes y razonables” para situar a Escalante en el lugar de los hechos y relacionarlo con la comisión del citado delito.

El documento relata que la noche del 18 de febrero pasado en una colonia del central localidad de Soyapango la víctima de 10 años de edad se encontraba jugando fuera de la casa de un familiar con un amigo y “vio que había un hombre desconocido que les tiró monedas”.

Añade que, según la declaración de la niña y otro testigo, Escalante le tocó los genitales de la víctima y huyó tras escuchar los gritos de una vecina.

En el lugar quedó abandonado un vehículo, propiedad de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) asignado al magistrado y en el que se localizó una arma de fuego propiedad del juez procesado.

El dictamen señala que la niña describió “claramente” a Escalante en su declaración ante los fiscales, misma que coincide con lo relatado por la madre de la menor y otros testigos.

Escalante, de 50 años, era magistrado de la Cámara Tercera de lo Civil desde noviembre de 2007, de cuyo cargo se encuentra desvinculado, al menos mientras dure el proceso en su contra.

Anteriormente se desempeñó como juez cuarto de lo Mercantil, cargo al que llegó en marzo de 2003, después de ser asistente en la Corte Suprema de Justicia.